Un reo pasó 5 años de más en la cárcel, nadie le dijo que tenía orden de libertad

Sio Agafili permaneció entre rejas en Samoa (Oceanía) más tiempo de la pena que le impusieron. El hombre perdió la noción del tiempo en prisión y nadie del presidio o la Justicia le avisó que había quedado en libertad en 2015.

Sio Agafili pasó en prisión casi 5 años más de lo que le correspondía (Selectnews91.com).
Sio Agafili pasó en prisión casi 5 años más de lo que le correspondía (Selectnews91.com).

Las cárceles de Samoa, país de Oceanía, han sido testigo de cómo Sio Agafili ha permanecido entre rejas más tiempo del que le tocaba. Cuatro años y 8 meses más de lo que le tocaba, según dictaminó el juez cuando le condenaron por una serie de delitos en 2008. Se le impusieron dos condenas a cumplir de forma simultánea, pero él perdió la noción del tiempo en prisión y nadie le avisó, así que iba rumbo de cumplir la pena de forma consecutiva.

Según informa este miércoles el diario The Guardian, este hombre de 45 años y padre de tres hijos, debía quedar en libertad en diciembre de 2015. El problema estuvo en que ni él ni las autoridades de prisión se dieron cuenta de ello y se quedó encerrado más tiempo. Una condena extra que se podía haber alargado mucho más si no se hubiera dado cuenta del error el juez ante el que compareció Sio Agafili la semana pasada.



La cárcel de Tanumalala, donde estaba preso (La Vanguardia).

La justicia de Samoa dictaminó que debía cumplir dos condenas a la vez «Nadie me dijo cuándo terminaba mi condena en la cárcel», explica el preso al Samoa Observer. «Perdí la cuenta de los días entre rejas. No recordaba cuándo debía estar fuera, solo sé que tenía que cumplir mi tiempo».

Sio Agafili fue primero condenado en noviembre de 2008 a siete años de cárcel por una serie de robos y hurtos, un mes más tarde recibió otra condena por delitos no relacionados con los primeros que le suponían cinco años de prisión. Ambas sentencias debían haberse cumplido de forma simultánea según estableció la justicia de Samoa.

Al detectar el error administrativo, el reo fue puesto en libertad bajo fianza mientras espera la sentencia del último juicio que tiene pendiente por participar en una fuga masiva de la cárcel de Tanumalala.

Su abogado, Muriel Lui, ya ha comentado a la prensa del país que va a pedir una indemnización para su cliente por los casi cinco años extra que ha pasado privado de libertad.

Fuentes: Clarín/La Vanguardia