Las elecciones de Bolivia podrían devolverlo al bloque Venezuela-Cuba-Irán. Eso sería una tragedia

Desafortunadamente, está atrayendo poca atención, pero se está desarrollando una tragedia política en América Latina que debería hacer sonar las alarmas en todas partes.

Por Andres Oppenheimer

Las elecciones presidenciales de Bolivia del 18 de octubre podrían resultar en el regreso al poder del partido populista de izquierda Movimiento al Socialismo (MAS) del expresidente Evo Morales. Morales y su partido tienen un historial de fraude electoral, represión política, intimidación a los partidos de oposición, corrupción y estrechos vínculos con Venezuela, Cuba, Irán y las otras peores dictaduras del mundo.

Si el MAS gana las elecciones, lo más probable es que no sea gracias al apoyo de la mayoría de los bolivianos, sino a un campo dividido de alrededor de media docena de candidatos anti-Morales. Su egoísmo y miopía están dividiendo el voto anti-Morales y podrían allanar el camino para que su partido recupere el poder.



Entre los principales culpables se encuentra la presidenta interina de centro derecha Jeanine Añez, quien asumió el cargo el año pasado con el mandato de organizar elecciones libres. Poco después, traicionó su promesa de no postularse para el cargo. En la mejor tradición de Morales, ahora está abusando de sus poderes presidenciales en su búsqueda por permanecer en el cargo.

La mayoría de las encuestas muestran que el MAS no ganará la primera vuelta y se vería obligado a realizar una segunda vuelta con el candidato del segundo lugar. En ese caso, muchos creen que un candidato anti-populista y pro-mercado libre ganaría. Por eso las elecciones de Bolivia no han causado mucha alarma en el mundo democrático.

Pero ese cálculo podría estar equivocado. No tiene en cuenta a los votantes indecisos ni a factores relacionados con COVID-19 que pueden inclinar el voto hacia el candidato de Morales, Luis Arce.

Anuncios

El propio Morales está haciendo campaña por Arce desde Argentina, después de que se le prohibiera postularse para el cargo. La elección inconstitucional de Morales en octubre de 2019 para un cuarto mandato en el cargo fue declarada marcada por irregularidades por dos misiones de monitoreo electoral separadas de la Organización de Estados Americanos.

Según una encuesta reciente de la firma boliviana Mercados y Muestras, publicada por el diario Página Siete, el candidato respaldado por Morales tiene el 24 por ciento de los votos, seguido por el expresidente Carlos Mesa con el 20 por ciento, el presidente interino Áñez con el 15 por ciento, más otros candidatos con porcentajes menores.

Pero la misma encuesta también muestra que el 20 por ciento de los votantes probables están indecisos. Ese porcentaje probablemente incluye a muchos simpatizantes de Morales que temen revelar su verdadera preferencia a los encuestadores, me dijo uno de los organizadores de la encuesta.

Anuncios

Además, cuando los encuestadores preguntan a los votantes bolivianos si planean ir a las urnas a pesar de la pandemia de COVID-19, más del 20 por ciento de los partidarios de Mesa y Áñez dijeron que probablemente no asistirán, mientras que solo el 3 por ciento de los de Morales. El candidato respaldado da la misma respuesta. Los partidarios de Morales tienen más probabilidades de votar que otros, dicen los encuestadores.

Varios observadores de Bolivia en Estados Unidos me dicen que una victoria del partido Morales es muy posible.

“Cuando tienes un electorado muy polarizado, donde uno de los polos está totalmente unificado y el otro está dividido entre muchos candidatos, el ganador será el primero”, me dijo Eduardo Gamarra, profesor de la Universidad Internacional de Florida y experto en Bolivia. “Es una vieja regla de la política, que se aplica perfectamente en la Bolivia de hoy”.

Para empeorar las cosas, existe una creencia generalizada entre muchos bolivianos antipopulistas de que una victoria del partido Morales lo haría aún más autoritario. Morales, quien gobernó entre 2006 y 2019, ahora piensa que fue un error de su parte darle a la oposición un espacio incluso limitado para competir en sus fraudulentas elecciones del año pasado, dicen.

Claramente, los candidatos anti-populistas de Bolivia deben aprender de la oposición de Venezuela, que la semana pasada anunció un frente unido de 27 partidos prodemocracia.

Los aspirantes a presidente prodemocracia de Bolivia deben dejar de lado sus ambiciones personales y unirse detrás del candidato más popular entre ellos.

Legalmente, es demasiado tarde para hacer elecciones primarias para elegir un solo candidato anti-populista. Pero eso podría resolverse fácilmente contratando una empresa de encuestas internacionales de renombre y descubriendo quién es el candidato más popular entre ellos. Todos los candidatos anti-populistas podrían comprometerse a apoyar a quien sea el número uno en esa encuesta.

Si los candidatos anti-populistas de Bolivia no se unen, serían responsables de una posible victoria del partido Morales que empujaría al país a un gobierno autoritario populista, una mayor represión política y una pobreza aún mayor. Sería una tragedia política real y totalmente evitable.