La drogadicción es la expresión más inhumana del narcotráfico

Con los auspicios del Observatorio Político Nacional de la Universidad Gabriel René Morena, la Federación Universitaria de Docentes y la Fundación SEPA este sábado 19 se presentará el libro “Desgarrados por la cocaína, vidas y sueños de adictos”, del periodista Hernán Cabrera Maraz, que lleva el sello editorial de Dossier Comunicaciones. La presentación se realizará de forma virtual en las plataformas de Dossier, OPN-UAGRM y Fundación SEPA.

Este nuevo libro del autor retrata con toda su crudeza y amplitud el drama humano que viven los adictos a la cocaína y marihuana, quienes son calificados como delincuentes o malvivientes por las autoridades y los vecinos, ya que frecuentan canales de drenaje, lotes baldíos, el cordón ecológico del Piray y otros lugares abandonados. “Son seres humanos con hambre de vida, de sueños, de amor, y de comprensión, no son basura ni maleantes”, señala el periodista Cabrera.



Guillermo Dávalos, director de la Fundación SEPA, es el encargado de la introducción del libro “Desgarrados por la cocaína”, alerta que se ha incrementado la drogadicción en el país. “En alrededor de cuatro veces en la prevalencia por mes del consumo de marihuana 3 pasando de 1.2% a 4.7%, en las últimas dos décadas, al igual que de clorhidrato de cocaína y de pasta base que se incrementó de 0,4 a 1,5% y la categoría consignada como “cualquier droga” de 1,7 a 6,8%, manteniéndose la edad media en el inicio del consumo prácticamente en todas las drogas en alrededor de los 17 años. Si bien en un mismo espacio físico llamado ciudad conviven dos realidades diametralmente opuestas: una, la ciudad poderosamente conectada con otros centros regionales y mundiales y, otra, en la cual predomina la miseria, las carencias y la desesperanza; ambas realidades, como nos muestra de manera testimonial “Desgarrados por la cocaína, Vidas y sueños de adictos”, están atravesadas por la inseguridad, la violencia y el creciente consumo y adicción a las drogas”.

El sociólogo y docente de la UAGRM, José Martínez, invita a los lectores a sumergirse en este fascinante mundo de los relatos de Cabrera. “El drogadicto es un ser humano en su expresión más aberrante. Cada día es un nuevo aprendizaje doloroso, muy intenso, expresiones del autor, que de modo terrible testimonia a los personajes de la novela. Arnulfo, Sergio, Mozito, Corina, Freddy, Tato, Tatú, Romi, Silvia, Rubén Dario, Richard, Felipe, Luis, Jorge Arturo, Enrique, Oswaldo, Carmelo, Juan Carlos, Guillermo, Willy, Juan, Maggi, Oky, y tantos otros anónimos; todos ellos a su vez, nos dicen: “La droga nos encuentra, por más que nos ocultemos o nos escapemos de ella. La cocaína va tras nuestro, y nos encuentra en el lugar donde estemos, nos ocultemos o estemos en la China”. (Testimonio de Richard)

Detrás de cada nombre, debemos recordar que hay una persona, una persona que tiene familia, una familia que es parte de una comunidad, una comunidad que es parte de esta sociedad; en consecuencia, es momento de comprender que sus problemas son nuestros problemas, como ellos mismos refieren”.

Daniel Valverde, director del Observatorio Político Nacional, agrega que este tema debe estar en agenda de la actual campaña electoral,  porque afecta a toda la sociedad.