La OPS recomienda una inversión que no sea menor al 6% del PIB para la salud pública

 

Fuente. ABI



La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomendó, este jueves, a los países de la región ejecutar inversiones en favor de la salud pública que no estén por debajo del 6% respecto al Producto Interno Bruto (PIB).

«La inversión en salud pública en América Latina es muy baja; un promedio de 3,7%. Lo que recomienda la OPS es un 6% del PIB», afirmó Carissa Etienne durante su participación en el foro anual de CAF-Banco de desarrollo de América Latina que se realizó de forma virtual.

Bolivia fijó un presupuesto de 10% para el sector salud para el 2021, un inédito indicador que fue una demanda promovida desde hace varios años por varios sectores sociales.

Etienne sostuvo que los presupuestos, en favor de la salud pública, se deben determinar los niveles para garantizar una atención integrada con capacidad de resolver los problemas a todo nivel.

Durante la segunda jornada de la 24 Conferencia de CAF, dedicada a la revisión de los éxitos y fracasos de los sistemas de salud bajo presión, la OPS demandó financiamiento público necesario para encarar futuras pandemias.

El diagnóstico de la OPS sobre la salud pública en los países de la región en el contexto de la pandemia del coronavirus, plantea cambiar paradigmas para cerrar las desigualdades promover la inclusión social.

La triple crisis que enfrenta la región, deja sentado que no será posible remontar el golpe a la economía si no se atiende la crisis sanitaria.

«Sólo con una acción conjunta podremos detener la pandemia, ninguna municipalidad ni país puede hacer el trabajo solo, requiere hacer el trabajo a nivel regional y mundial», puntualizó Etienne.

En este contexto, las lecciones aprendidas por la OPS-OMS ante la pandemia del COVID-19 tiene que ver con la «solidaridad» mediante alianzas regionales, para financiar en el acceso a suministros para el COVID-19 o cuando se disponga de una vacuna, remarcó Etienne.

«Los sistemas de salud que no pueden responder en condiciones normales, jamás van a contar con la capacidad de aumentar su nivel de trabajo en tiempos extraordinarios», puntualizó.

En tanto, en criterio de la experta en Preparación Médica y Biodefensa, Luciana Borio, a pesar de las de las prioridades establecidas en los sistemas de salud pública su reacción fue lenta.

«Es una locura pensar que vamos a tener una empresa robusta de biodefensa sin apoyar la base de la salud pública, que es la medicina con sistema de vigilancia y acceso a la salud», apuntó.

Desde la realidad de la salud pública en la región, los gobiernos deben seguir priorizando la vigilancia epidemiológica, generar sistemas resilientes e inclusivos coincidieron las panelistas.

Mm/mqt/