MAS pide al TSE ampliar plazo para que residentes en el exterior puedan rehabilitarse para votar

Votación en Argentina en 2019. Foto: TSE.
Fuente: Erbol

El Movimiento al Socialismo (MAS) solicitó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) que se amplíe por 10 días el plazo para que residentes en el exterior, inhabilitados del Padrón Electoral, tengan la posibilidad de hacer su reclamo y rehabilitarse para emitir su sufragio.

El TSE ya publicó una lista de más de 51 mil ciudadanos bolivianos inhabilitados para votar en el exterior, de los cuales 24 mil corresponden a Argentina. La razón de la inhabilitación fue que no votaron en las elecciones de 2014 ni en el referendo de 2016.

Dichas personas inhabilitadas tenían plazo hasta este 8 de septiembre para presentar su reclamo, por correo electrónico, y pedir que se les rehabilite en el Padrón Electoral.



El MAS, mediante su delegado Wilfredo Chávez, presentó una nota al TSE expresando su preocupación al respecto, porque considera que esos 51 mil residentes residentes en el exterior tendrán impedido el derecho al voto en las elecciones generales del 18 de octubre de 2020.

El Movimiento al Socialismo señaló que la pandemia impidió el registro o justificación. Además, recordó que los derechos políticos no pueden ser restringidos ni coartados.

“Basado en lo antecedentes y las previsiones normativas precitadas, solicitamos a usted con urgencia la ampliación del plazo para el registro o posibilidad de rehabilitación de ciudadanos bolivianos en el exterior, sea en un tiempo razonable de 10 días, decisión que debe ir acompañada de una campaña de difusión apropiada y que efectivamente permita conocer y anoticiarse para el ejercicio efectivo de sus derechos políticos”, solicita la nota al TSE.

El MAS pidió que el Órgano Electoral se pronuncie con urgencia o, en caso contrario, acudirá acudir a las vías que la Constitución autoriza para el ejercicio de los derechos colectivos.

También el partido azul llamó a los veedores internacionales del proceso electoral que se pronuncie sobre los que considera “proscripción masiva que se pretende consumar”.