Unicef identifica seis prioridades para atender necesidades de la niñez y adolescencia en Bolivia

Unicef identifica seis prioridades para atender necesidades de la niñez y adolescencia en Bolivia

Fuente: ABI

El representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Bolivia, Rafael Ramírez, presentó este sábado seis prioridades que esa institución identificó para atender las necesidades de la niñez y adolescencia en Bolivia, entre las que figuran garantizar la educación y recursos públicos para la defensa de los derechos de ese sector de la sociedad.



«Hemos llegado a seis prioridades que no son las prioridades exclusivas que tiene la niñez en este momento, hay muchas como todos conocemos, pero creemos que son las más integradoras que puede llevar a que otros temas importantes para la niñez vayan llevando el mismo ritmo de progreso que necesita en el país, más aún en este momento en que no solo Bolivia, sino todo el mundo ha sido afectado por la pandemia», dijo durante la socialización de esas propuestas vía zoom.

Explicó que Unicef socializa esas prioridades con los políticos en carrera, para las elecciones nacionales del 18 de octubre, para que las incluyan en sus programas de gobierno.

«Los hemos compartido con los partidos políticos, los estamos socializando con diferentes candidatos, la idea es visibilizar estos temas y lograr un compromiso desde los candidatos sobre el trabajo en sus programas de gobierno», manifestó.

Precisó que la primera prioridad identificada es la primera infancia, para que las futuras autoridades impulsen una política pública de desarrollo integral para esa población, que implica garantizar salud, educación, bienestar social y la protección de niñas y niños menores de cinco años.

Ramírez explicó que la pandemia visibilizó algunas deficiencias en el país, como la falta de atención médica en algunas zonas del área rural.

Asimismo, Unicef establece trabajar políticas públicas para erradicar la violencia contra los niños, niñas y adolescentes, mediante la prevención, atención y sanción efectiva de todas las formas de abuso y explotación contra ese sector de la sociedad.

«El COVID trajo a la luz más fuertemente el tema de la violencia, vemos cómo la violencia hacia los niños se ha visto incrementada (…), en la cuarentena las víctimas se ven confinadas con sus agresores», cuestionó.

En tercer lugar, Unicef exhorta a las futuras autoridades de Bolivia a garantizar los derechos a la educación y aprendizaje de calidad, mediante la aplicación de políticas públicas para reducir el abandono escolar.

Ramírez detalló que la cuarta prioridad es prevenir el embarazo adolescente mediante la socialización con los jóvenes de información sobre su sexualidad, así como las consecuencias de un embarazo no deseado y cómo prevenirlo.

Agregó que es necesario fortalecer las políticas públicas para ayudar a los adolescentes a construir proyectos de vida.

La quinta prioridad identificada por Unicef es profundizar los avances del Código Niña, Niño y Adolescente, con el objetivo de generar una visión integral que vincule a todos los niveles de gobierno, a fin de establecer obligaciones y responsabilidades específicas en torno a la garantía y cumplimiento de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

Finalmente, la sexta prioridad contempla garantizar una adecuada asignación de recursos públicos para programas de niñez, estableciendo mecanismos de información sobre el gasto de alcaldías, gobernaciones y el Gobierno nacional.

«Los niños no votan, pero tienen necesidades quizás más importantes, más prioritarias y de mayor efecto del desarrollo del país, así que buscamos un compromiso político pero también práctico y estamos dando unas pistas de por dónde creemos que deben ir las reacciones que se lleven adelante en el nuevo gobierno», concluyó Ramírez.