«No soy el Stephen Hawking ruso»: Informático con parálisis cerebral crea un programa que permite a las personas discapacitadas hablar con la mirada

A diferencia de sus análogos extranjeros, los programas creados por Iván Bakaídov se pueden descargar de manera gratuita en todo el mundo.

 



Fuente: Actualidad RT

 

Iván Bakaídov es un informático de San Petersburgo que, a pesar de sufrir de parálisis cerebral, quiere demostrar al mundo que eso no debería ser un obstáculo para la comunicación. El joven, de 22 años, ideó un programa capaz de pronunciar palabras por las personas que tienen diferentes discapacidades, incluidos los problemas con el habla.

Bakaídov ha creado un portal llamado Linka que ofrece el servicio de 4 programas informáticos que permiten hablar de manera alternativa: para los que pueden usar un teclado, para quienes solo pueden apretar un botón, para los que pueden apretar las letras de gran tamaño en una tablet y para aquellos que pueden pulsar imágenes en una pantalla. Entonces, el dispositivo pronunciará el texto introducido o la imagen seleccionada en cualquier idioma.

El informático precisó que actualiza su servicio periódicamente y las personas pueden encontrar instrucciones detalladas y soporte técnico en la página web. Asimismo, a diferencia de sus análogos extranjeros, los programas creados por Bakaídov se pueden descargar de manera gratuitaafirmó el informático en conversación con Life.

«Creo que el Estado debería ayudar a los discapacitados. Ahora hay que pagar para conseguir una silla de ruedas cómoda. No estoy de acuerdo con eso. Por lo tanto, por ahora, mi programa se distribuye gratuitamente a todo el mundo. Y ya luego conseguiré dinero por él, pero solo de aquellos que tienen este dinero», aseguró.

Hablar con la mirada

Además, recientemente el joven ha ido más allá y ha creado un programa para los discapacitados que solo pueden mover los ojos. Para usarlo, solo hay que adquirir un dispositivo de seguimiento ocular (‘eye tracker’) e instalar la aplicación, explicó el informático. Entonces, en la pantalla aparecerá un teclado virtual y el usuario deberá fijar la mirada en una letra solo por un segundo. Una vez que la palabra o la frase estén ‘escritas’, la persona tendrá que mover sus ojos hacía el icono de activación de voz y el robot leerá el texto. «Lo principal es calibrar correctamente el rastreador ocular. No es difícil, hay instrucciones», aseguró Bakaídov.

El joven entró este año en la lista de Forbes como uno de los rusos menores de 30 años más prometedores en la categoría de ‘prácticas sociales’. Sin embargo, Bakaídov reveló que su ingreso mensual promedio es de unos 50.000 rublos (unos 646 dólares), de los cuales un poco más de la mitad corresponden a subsidios gubernamentales.

«Entré en la lista», confirmó, «pero ahora hay que entender cómo usar eso correctamente». Asimismo, comentó su comparación con Stephen Hawking. «No estoy de acuerdo con quienes me llaman el Stephen Hawking ruso. Él es un gran físico y yo soy programador. De la misma forma, podríamos decir que el coreógrafo negro Miguel [artista ruso de ascendencia cubana] es el Barack Obama ruso», bromeó Bakaídov.