Nuevo material OLED permitiría 10.000 píxeles por pulgada

Tener una TV con una densidad de píxeles inmensa puede no tener mucho sentido en el día a día, pero cuando hablamos de pantallas que están muy cerca de nuestro rostro, como las de Realidad Virtual, se hace necesario pensar en este tema.

Ahora hay novedades en el sector. En la carrera por crear pantallas cada vez más brillantes y detalladas, los investigadores han alcanzado un nuevo hito. Una nueva arquitectura OLED, basada en una tecnología diseñada originalmente para paneles solares ultradelgados, ahora puede empaquetar una cantidad considerable de 10.000 píxeles por pulgada (ppi), logrando un nivel de resolución que supera con creces el que se encuentra actualmente en los teléfonos inteligentes y televisores de vanguardia.



Es el resultado de una colaboración entre investigadores de la Universidad de Stanford y el Instituto de Tecnología Avanzada de Samsung, quienes han aprovechado un material llamado ‘metafotónico’ que puede controlar la luz de una nueva manera.

Los televisores OLED comerciales tienen actualmente una densidad de píxeles de aproximadamente 100 a 200ppi, mientras que la resolución de los nuevos teléfonos inteligentes es de aproximadamente 400 a 500ppi. Llegar a 10.000 es una salvajada, y conseguiría además ser más brillantes y mostrar una mejor precisión del color, mientras que su producción cuesta menos.

Las pantallas de diodos emisores de luz orgánicos (OLED) se basan en pequeños compuestos orgánicos que emiten luz cuando son estimulados por una corriente eléctrica. En las pantallas OLED para teléfonos inteligentes, cada emisor en la pantalla generalmente produce uno de los colores primarios y luego se aplica contra una hoja de metal que filtra los diodos correctos para controlar la composición de cada píxel. Las pantallas de televisión, por otro lado, utilizan OLED blancos, que emiten los tres colores primarios a la vez. Luego se colocan filtros sobre los emisores para determinar el color final del diodo, con el fin de producir el píxel correcto.

Ambos métodos tienen sus defectos: las láminas de metal gruesas aplicadas a los diodos de colores limitan la escala de la pantalla, mientras que los filtros de color aplicados a los emisores blancos consumen más energía.

Los diseños de paneles solares ayudan a pensar de otra forma con los llamados ‘metamateriales’, usados para manipular la luz en el diseño de células solares ultradelgadas. Pueden crear una capa base llamada ‘metasuperficie óptica’, que está hecha de metal reflectante y dispersa con pilares microscópicos que juntos «arrugan» la superficie de la capa.

Gracias a sus diferentes tamaños y disposiciones, pueden manipular las diferentes longitudes de onda específicas de las luces rojas, azules y verdes. Cuando la luz blanca cae sobre los pilares, estos a su vez pueden «asignar» un color primario específico a los diodos opuestos a ellos. De esta manera, diferentes patrones de pilares en la metasuperficie definen diferentes colores.

De momento, en los prototipos presentados, han conseguido mayor pureza del color y un doble aumento en la eficiencia de la luminiscencia, usando así menos energía.

Una densidad ultra alta de 10.000 píxeles por pulgada cumple con los requisitos de las micropantallas de próxima generación que se pueden fabricar en gafas o lentes de contacto, por lo que estaremos atentos al avance de esta impresionante tecnología.

Podéis leer más sobre ella en news.stanford.edu.

Fuente: Link