Cochabamba recibió almas en casa con abundantes ofrendas

Cochabamba recibió ayer a las almas de sus difuntos, en la celebración de Todos Santos, con mesas o mast’akus llenos de  t’antawawas, bizcochos,  dulces, flores, bebidas y alimentos.  La tradición ayuda a fortalecer los  vínculos de amistad y la unidad familiar, a pesar de las restricciones por la pandemia de la Covid-19.

Sin embargo, las limitaciones en el horario de circulación y el temor al virus redujeron la afluencia de visitantes en el Cementerio General de Cochabamba, en el camposanto de Valle Hermoso y en K’ara K’ara, donde en años anteriores la población se daba cita para compartir abundante comida y bebidas alcohólicas.



Este fue el caso de la familia Lozada Crespo que armó una mesa con una inversión que supera los 3 mil bolivianos.

“No vamos a poder llevar el mast’aku al cementerio por las restricciones, por eso vamos a hacer la despida en casa con los vecinos y la familia”, afirmó uno de los miembros.

La familia tardó tres semanas en elaborar las masitas y adquirir todos los elementos del altar para honrar la memoria del profesor Félix Lozada Crespo.

“Hemos colocado lo que más le gustaba a mi papá, sus platos favoritos que eran pique macho, picante de pollo y  las masitas que deseaba. Hemos puesto también gaseosas especialmente la coca cola, su chicha punateña, la chicha kulli y variedad de frutas”, afirmó otro familiar.

Contó que cada elemento fue puesto con esmero y añadió que para que toda la familia participe de esta tradición se decidió preparar en casa los urpus y otras masitas.

“Hemos hecho  escaleras para que pueda bajar y volver al cielo mi padre. Un sol y la luna para que le acompañen de día y noche, sus angelitos para que le cuiden. Esta su guitarra la pusimos porque a él siempre le gustaba cantar en los cumpleaños para alegrarnos”, aseveró.

Pero no sólo las familias esperaron a las almas de sus seres queridos, sino también instituciones y organizaciones que perdieron a sus  integrantes en los últimos meses.

La Policía de Cochabamba recordó ayer  a los 15 policías que murieron este 2020 a causa de la pandemia de la Covid-19. Los efectivos pidieron por el  descanso eterno de sus camaradas y les dedicaron oraciones.

La mesa se instaló en la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP),

“Agradecerles por su labor en esta pandemia y el sacrificio, hemos preparado esto con mucho cariño”, dijo el comandante departamental de la institución verde olivo, Javier Mendoza.

En tanto que las Seis Federaciones del Trópico instalaron una mesa en honor a los 12 fallecidos en Huayllani con pedidos de que se investigue el caso para dar con los responsables.

La mesa fue adornada con  gran cantidad de masitas y los impulsores de la iniciativa relataron que emplearon tres quintales de harina y hornearon por tres días las figuras tradicionales del Día de los Difuntos.

Si bien las familias encontraron consuelo con esta tradición la emergencia sanitaria redujo significativamente el movimiento en los cementerios.

En el Cementerio General de Cochabamba  la cantidad de visitas fue menor a la de pasados días y se prevé que hoy nuevamente aumente por ser el día que se despide a las almas.

El muro que habilitó la Alcaldía para recordar a los fallecidos con Covid-19, que fueron sepultados en una fosa común, fue uno de los más visitados. Los familiares se resignaron a colocar un placa con el nombre y la foto de sus seres queridos para  tener un espacio donde dejar flores.

En tanto que en el cementerio de Valle Hermoso el movimiento también fue menor al previsto y las seis personas que trabajan en el mantenimiento del lugar vigilaron que se cumplan las medidas de bioseguridad.

Lo llamativo es que cada visitante pagó un boliviano para ser desinfectado al ingresar.

En este lugar la gente se las ingenió para burlar los controles debido a que al interior se evidenció que varias personas compartían alimentos, no respetaban las medidas de bioseguridad  y se aglomeraban en las tumbas.

El administrador del sitio, Teodoro Valencia, indicó que se pidió apoyo a la Policía para    evitar inconvenientes.

En K’ara K’ara, zona sur de la ciudad, se verificó que el camposanto estaba vacío pese a que no existen controles. Los pobladores limpian y arreglan los nichos, pero no se procede a  la instalación de mesas sobre las tumbas aunque algunos niños preguntaban a cada visitante si quería que se lo recen para su difunto.

FERIA CONCLUYE HOY Y BUSCAN OTRO LUGAR

El intendente municipal Eduardo Aviles señaló ayer que la Feria de Todos Santos, ubicada en la calle Brasil y Lanza, que ofrece variedad de productos para esta festividad concluye este lunes y adelantó que existe un convenio para que el 2021 se desarrolle en otro lugar a fin de evitar conflictos.

“Se ha firmado un convenio con los comerciantes legalmente establecidos y los que arman la feria, sí este es el último año que se estarían asentando en el lugar. Hemos sido flexibles por la pandemia”, resaltó.

Áviles mencionó que más de 400 comerciantes participan de esta feria y dijo que se debe trabajar para encontrar otro espacio.

POLICÍA PIDE CUMPLIR CON HORARIOS

El comandante departamental de la Policía, Javier Mendoza,  afirmó que no habrá tolerancia con los horarios de circulación de vehículos, por lo que instó a los visitantes que acuden a los cementerios tomar sus previsiones.

Recordó que se movilizó alrededor de 560 policías para realizar controles no solo en los camposantos, sino también en carreteras y espacios públicos.

“Recordar a la gente que está prohibido el consumo de bebidas alcohólicas dentro y fuera de los cementerios. Cada municipio tiene sus normas con restricciones y eso es lo que vamos a controlar que se cumpla”, finalizó.

RESTRICCIONES

  • Ingreso al cementerio depende de cédula

Las personas con documento de identidad que termine en número par ingresan en la mañana, las con impar deben aguardar a la tarde para visitar a sus difuntos.

  • Se prohíbe el ingreso de menores de 12 años

Los padres de familia deben evitar ir con niños al cementerio.  En una visita se constató que algunos progenitores optaron por ingresar por 10 minutos al camposanto dejando a sus hijos al cuidado de guardias, pero  fueron casos excepcionales.

  • Visitas pueden durar máximo 30 minutos

La prohibición de armar mast’akus y la limitación de dejar ingresar a pocas personas ocasionaron que se reduzca el tiempo de visitas para limpiar y arreglar los nichos.

  • Controles serán una cuadra a la redonda

Intendencia, Tráfico y Vialidad y la Policía desplazarán personal para evitar excesos y congestionamiento una cuadra a la redonda del camposanto.

CEMENTERIO DE VALLE HERMOSO CIERRA SUS PUERTAS PARA EVITAR EXCESOS

REDACCIÓN CENTRAL

El administrador del cementerio de Valle Hermoso, Teodoro Valencia, informó que este lunes 2 de noviembre no  habrá atención en el  camposanto, debido a que no existen condiciones para que los familiares  visiten a sus difuntos con todas las medidas de bioseguridad y respetando las restricciones vigentes  por la pandemia de la Covid-19.

“Este es el primer año que restringimos el ingreso, nos toca ser drásticos porque la población no está acostumbrada a cumplir con los protocolos de bioseguridad. Hemos socializado hace un mes esta restricción con la gente”, afirmó.

Valencia mencionó que la Policía resguardará el camposanto porque aún no cuenta con muro perimetral y remarcó que tampoco se permitirá el armado de mesas o altares por inmediaciones del  cementerio para evitar aglomeraciones.

Comentó que la atención se regularizará desde el miércoles y puntualizó que se resolvió cerrar el lugar para evitar excesos por el consumo de bebidas alcohólicas porque en años anteriores se constató que la  gente de la zona acostumbra a compartir con numerosos grupos de amigos y familiares en la tumba de sus seres queridos.

En un recorrido por la zona se verificó que el personal recomendó a los dolientes sobre las disposiciones e incluso colocó letreros para que los visitantes tomen sus previsiones y eviten acudir con sus mast’akus.

Fuente: lostiempos.com