El Alto: Delincuentes causan terror en la Ceja a punta de cuchillos

Delincuentes causan terror en las calles de la Ceja de El Alto a punta de cuchillos y recientemente victimaron a un joven para robarle su celular.

Fuente: http://www.elalteno.com.bo



La calle Tihuanaco de la Ceja de El Alto, fue escenario de un hecho de sangre cometido la noche del lunes justo cuando el sol se ocultaba para dar paso a la noche.

Eran las 19.00, pero aún estaba claro por la estación primavera, y el comercio funcionaba a toda máquina, de pronto un grupo de delincuentes que estaban bajo influjo del alcohol y las drogas atacaron a un joven de 23 años a quien le asestaron varias puñaladas en el estómago en medio del asombro y silencio de los comerciantes y los transeúntes que caminaban por ahí.

El joven quedó desangrándose mientras los antisociales escapaban del lugar y la gente comenzó a murmuran indicando que los delincuentes apuñalaron al joven para robarle su celular.

Una vez cometido el hecho, la victima comenzó a desangrase en el piso y vanos fueron los intentos por auxiliarlo porque perdió la vida por un shock hipovolémico.

“Esto ya es el colmo no hay ni un policía y cuando se los llama aparecen tarde, cada vez ocurren estos asesinatos, por aquí hay muchos delincuentes que andan asaltando a la gente con cuchillo. Estos ladrones salen de las cantinas que están en la zona Octubre, la Tihuanaco y Villa Dolores para asesinar por un celular que después lo cambian por droga y alcohol”, se quejó una de las comerciantes.

CINCO CRÍMENES

Según el recuento de asesinatos de El Alto, en lo que va de este año, cinco jóvenes fueron asesinados a sangre fría en plena Ceja por estos grupos de antisociales.

En un solo caso, la Policía atrapó a una pareja (varón y mujer), responsables de un crimen, los otros casos quedaron sin investigar.

Llega la noche y la inseguridad se apodera de la urbe alteña, sobre todo en las calles de la zona 12 de Octubre, la Ceja y Villa Dolores, donde los delincuentes asaltan a sus víctimas.

Los comerciantes demandan a la Policía la presencia permanente de efectivos en este lugar tomando en cuenta los robos, atracos y asesinatos por parte de los delincuentes que luego de cometer sus fechorías se esconden en los bares clandestinos que funcionan con una “fachada” de pensiones.