El Plan Tres Mil deja de ser el bastión del MAS y ellos aceptan la derrota

Omar Rueda, de Creemos, es el nuevo diputado de la circunscripción 48. Asegura que su zona no es masista y que la utilizaron solo como bandera política. El MAS había ganado en el Plan en las tres últimas elecciones

Foto: Jorge Ibáñez

Luego de tres elecciones generales, incluidas las anuladas del 2019, el Movimiento Al Socialismo (MAS) perdió su electorado en la zona considerada como su bastión dentro de la capital cruceña, el Plan Tres Mil.

Si bien este distrito, uno de los más populosos de la capital cruceña, comprende dos circunscripciones (48 y 49), el MAS fue derrotado por Creemos en la 48, mientras que en la 49 mantuvo su liderazgo.

Pero esta situación es considerada como una derrota por la misma agrupación política que en las elecciones del 18 de octubre solo obtuvo un diputado uninominal dentro del radio urbano, mientras que las del área rural continúan apoyando a la sigla que llevó a Luis Arce a ser elegido como presidente del Estado y que gobernará a partir del próximo 8 de noviembre.



Si bien, cuentan con mayor apoyo en las circunscripciones que se encuentran en la provincia, el MAS continúa siendo la segunda fuerza política del departamento.

En los últimos comicios, el MAS concluyó segundo en Santa Cruz con el 36,21% de votos. Esta cifra representa un 8,86% de diferencia con Creemos, que fue primero, con el 45,07%. Traduciéndolo en cantidad de personas, la diferencia entre la primera y la segunda fuerza fue de 141.175 votos.

Análisis profundo

El MAS es consciente de que perdieron su bastión principal en la capital cruceña y que ahora se convierte en una debilidad.

Desde esa agrupación política, el coordinador departamental, Adolfo León, deja en claro que esta situación se dio por problemas internos y la búsqueda de liderazgos dentro de su partido.

“Probablemente, no se eligió al candidato o candidata en consenso, a pesar de que ha salido de sus eventos y congresos ampliados de los distritos. Éste es un mensaje claro de la población de que los líderes no debemos pelearnos para buscar cargos, sino más bien que las grandes mayorías de nuestros militantes definan quién es el candidato potable”, cuestionó el dirigente.

En la circunscripción 48, la candidata por el MAS fue Brenda Segovia, mientras que en la 49 fue Patricio Mendoza. Ambos participaron en la anulada contienda electoral de 2019.

León sostiene que se debe analizar en detalle lo acontecido, esto con miras a las elecciones subnacionales de 2021, a fin de tener el objetivo de reconquistar el voto urbano, ya que el rural, prácticamente es de ellos, pues en las elecciones generales, nueve de las 15 provincias cruceñas fueron para el MAS.

“Es importante recuperar esta circunscripción, pero más allá de dar con los responsables de dividir las bases, vamos a reflexionar con ellos. Vamos a identificar el problema que ha sucedido para que en las próximas elecciones subnacionales nuevamente podamos recuperar el voto duro del Plan Tres Mil”, dijo León.

El dirigente departamental adelantó que en los próximos días se reunirán para ver estas diferencias internas que hay dentro del partido.

“Es normal que haya pugnas internas, porque somos un partido grande y es normal que todos quieran ser candidatos”, dijo León, quien cree que el candidato o candidata para la Gobernación y Alcaldía deberá salir de la militancia misma y no así invitados, como fueron en otras gestiones.

Busca justificar

Por su parte, Segovia, quien estuvo involucrada en un hecho de violencia durante el cierre de la campaña electoral por una disputa entre su agrupación y Creemos, sostiene que el triunfo del partido de Luis Fernando Camacho se debió a un supuesto acarreo de personas, además de que, según la excandidata, fueron acosados políticamente durante toda la campaña.

“Hicimos la denuncia correspondiente. Ellos acarrearon personas a los recintos, sobre todo a los que están en el distrito 3”, indicó Segovia.

Fuente: El Deber