“Estamos viendo que la alcaldesa Soledad Chapetón está de salida, hasta encontrar una solución, necesariamente se tendrá que tratar con las nuevas autoridades. Nosotros hemos gestionado por años soluciones al problema medioambiental del botadero, pero en más de cinco años no hubo soluciones”, manifestó el dirigente vecinal.

Aseguró que sus antecesores presentaron un proyecto de industrialización de la basura para poner un alto al problema de la contaminación, que representa el vertedero y para las comunidades aledañas, pero quedó en nada.

“Han sido gestiones tras gestiones, la búsqueda de una solución concerniente a la contaminación en el lugar y el área colindante al botadero, comunidad que de manera reiterativa pide soluciones, pero no hay nada por parte de las autoridades municipales”, aseguró.



INFECCIÓN

Villazante aseveró que con el pasar de los años, el lugar se convirtió en un foco de infección por la existencia de rebalses de aguas lixiviadas, la falta de tratamiento de la basura y la contaminación que genera a su alrededor, afectando tanto la vegetación y las condiciones de habitabilidad de las personas.

“Hay filtración de lixiviados que contamina la vegetación del lugar, atentando contra los animalitos que andan por el lugar, las comunidades cercanas tampoco pueden habitar, es un constante peligro para la población y los animales”, aseguró.

El dirigente expresó que la falta del debido tratamiento de la basura genera condiciones de inhabitabilidad.

RECURSOS

Ante el acercamiento con las autoridades del Gobierno Municipal, según Villazante, sólo se dijo que falta de presupuesto para impulsar proyectos alternativos y acabar con la contaminación del botadero de Villa Ingenio, desde su industrialización, tratamiento y hasta su posible traslado.

“Ellos nos han salido con que no hay recursos económicos, pero más que recursos económicos, para nosotros, pasa más por la falta de voluntad de la Alcaldesa”, aseguró.

BLOQUEO

La semana pasada, vecinos de Villa Ingenio y comunidades aledañas se presentaron en puertas de la Alcaldía Quemada, con fotografía en mano para exigir el cierre definitivo del vertedero, porque sus ganados están muriendo fruto del consumo de alimentos contaminados o devorados por perros salvajes.

 Ellos, como ocurre cada año, amenazaron nuevamente a las autoridades municipales con no permitir el ingreso de los carros recogedores de basura, hasta que respondan a su pliego de demandas, entre ellos, el traslado del vertedero.

“Durante 25 años, el botadero de Villa Ingenio ha estado al servicio de la ciudad de El Alto, para esto pedimos industrialización y tratamiento de la basura, pero ninguno de estos acuerdos se ha cumplido por parte de la empresa y las autoridades del Gobierno Municipal”, afirmó uno de los dirigentes del sector, Germán Mamani.