La campaña de Trump presentó una demanda para que se detenga el conteo de votos en Michigan

El jefe de la organización, Bill Stepien, aseguró que no se les ha “dado acceso a numerosos centros de votación para observar la apertura de boletas y su conteo”. En consecuencia, solicitan que se detenga el proceso “hasta que se conceda el acceso”

Foto del conteo de boletas en Michigan. REUTERS/Rebecca Cook
Foto del conteo de boletas en Michigan. REUTERS/Rebecca Cook

Fuente: infobae.com

La campaña del presidente Donald Trump interpuso una nueva demanda electoral en uno de los estados clave donde Joe Biden mantiene una estrecha ventaja. En este caso, se trata de Michigan, donde el jefe de la organización, Bill Stepien, pidió que se detenga el conteo argumentando que a la campaña no se le ha “dado acceso a numerosso centros de votación para observar el proceso de apertura de boletas y el conteo”.



En consecuencia, solicitó que se detenga el proceso “hasta que se conceda el acceso”. “También demandamos rever aquellas boletas que fueron abiertas y contadas mientras no tuvimos acceso. El presidente Trump tiene el compromiso de asegurarse de que votos los votos legales sean contados en Michigan y en el resto de los lugares”, agrega el documento.

Con el 96% de los votos escrutados, el ex vicepresidente de Barack Obama se impone en el estado por menos de 50.000 votos, lo que representa menos del 1% de los sufragios. Michigan aporta 16 votos electorales y es instrumental para las aspiraciones de ambos candidatos de hacerse con la Casa Blanca.

Junto con Wisconsin y Pensilvania, fue uno de los tres territorios clave que le dieron a Trump la elección en 2016. Y está jugando el mismo rol determinante en este proceso. En 2016, Trump se impuso ante Hillary Clinton en Michigan por apenas 11 mil votos, una diferencia de 0,23 puntos porcentuales.

Minutos antes, Stepien había anunciado la interposición de una demanda en Wisconsin, donde Biden se impuso también por menos de 1%. En ese caso, la campaña demandó un recuento de votos. En línea con la intención de Trump de poner en duda la legitimidad del repunte de Biden en distintos estados durante la noche, Stepien indicó que “han habido reportes de iregularidades en varios condados que generan serias dudas sobre la validez de los resultados”. “El presidente está dentro del margen para realizar ese pedido (el recuento de votos) y lo haremos inmediatamente”, agregó.

Las leyes electorales de Wisconsin permiten realizar el pedido. Según el código procesal del estado, solo pueden hacerlo los candidatos que tengan una diferencia menor a un 1% con respecto a aquellos emitidos por el ganador.

Foto de la elección en Michigan. Foto: REUTERS/Shannon StapletonFoto de la elección en Michigan. Foto: REUTERS/Shannon Stapleton

En redes sociales analistas republicanos tomaron con suspicacia un importante salto de votos demócratas registrado antes de las 6 de la mañana, pero las autoridades explicaron que ocurrió cuando se contabilizaron en el sistema 170 mil votos anticipados correspondientes a la ciudad de Milwaukee, ampliamente favorable a Biden.

Según lo adelantado por las autoridades estatales, el conteo de los votos que faltan podría demorar varios días, por lo que los próximos avances llegarían con lentitud. El secretario de Estado estimó que el reporte total estaría listo para el viernes, pero luego confiaron en que estaría para la noche del miércoles.

En total, 2,8 millones de votantes enviaron su boleta por correo en Michigan, aunque la información oficial no dio detalles de la filiación partidaria. No obstante, se espera que la tendencia favorezca a los demócratas, como ha ocurrido en otros estados. Gran parte de los votos que falta contar son del contado de Wayne, centro urbano favorable a Biden.

El mandatario visitó el estado varias veces en la recta final de campaña, con actos en Muskegon, Lansing y el condado de Oakland, en las afueras de Detroit, además de Grand Rapids, donde realizó el cierre el lunes. También Biden caminó el territorio, y en Detroit lo acompañó Obama: una clara señal de que ganar Michigan es crucial para que la Casa Blanca vuelva a albergar a un demócrata.