Misiles y petróleo: el verdadero alcance de la alianza entre Maduro e Irán y por qué es importante para América Latina

El académico Luis Fleischman señaló que el régimen bolivariano necesita la experiencia de Teherán para completar su proyecto totalitario

(Infobae / William Ferreira)
(Infobae / William Ferreira)

Cuando le sobra tiempo y no está dedicado a cometer delitos contra los derechos humanos, Nicolás Maduro vive de alimentar su imaginación. También de sus provocaciones. Venezuela puede comprar armamento al país que le dé la gana. Me parece una muy buena idea, dijo el pasado miércoles. El bolivariano se refería a la adquisición de misiles de largo alcance que podrían ser enviados por la teocracia y que los Estados Unidos ya advirtieron que no permitirán que se concrete. Los destruiremos, avisó Elliot Abrams, enviado especial Washington para los asuntos del país caribeño. Es impensable otro octubre de 1962.

Irán anunció su intención de vender armas y Venezuela es un objetivo claro”, expresó Abrams, llamando a ambos países “regímenes aislados del mundo. Los dos estados son casi parias, sostenidos por mandatarios externos que desprecian las instituciones de la democracia. La alianza entre el Palacio de Miraflores con Teherán nació con fuerza en tiempos de Hugo Chavez y Mahmoud Ahmadinejad: épocas en que el valor del barril de petróleo le permitía al comandante revolucionario obrar milagros. También para que el creador del Socialismo del Siglo XXI empujara a otros pares regionales a abrazarse con los ayatollahs.



Fue en aquellos años dorados en que la ruta Caracas-Teherán floreció con aviones comerciales de Mahan Air. Esos vuelos iban sin pasajeros. Ahora arriban otros, más esporádicos, que llegan cargados y se van cargados. Como antes, nadie sabe decir con exactitud en qué consiste la permanente transacción.

– ¿Cómo analiza la actual situación del régimen de Maduro?

– El gobierno de Nicolás Maduro es un gobierno ilegítimo y represor que ha llevado a la bancarrota al país y ha condenado a la sociedad venezolana a una pobreza total. El régimen sigue el modelo cubano de perpetuarse en el poder a cualquier precio como principal objetivo. Se sostiene mediante alianzas con la cúpula militar, grupos para militares, delincuentes y apoyo logístico y de inteligencia por parte de Cuba y apoyo político, económico y militar de potencias y países de afuera como Rusia, China, Irán y ahora también Turquía, un país forajido en ascenso. El régimen de Maduro también ha convertido a Venezuela en un narco-estado que actúa fuera de la legalidad adentro y fuera de Venezuela.

– La relación entre Venezuela e Irán es multidimensional y de interés mutuo. Primero hay una alianza ideológica. Ambos son antiamericanos y buscan reducir el poder de Estados Unidos en sus respectivas regiones y, si es posible, en el mundo. Chávez definió las revoluciones islámica y bolivariana como “revoluciones hermanas”. Venezuela necesitaba las capacidades subversivas de Irán para llevar a cabo una guerra asimétrica para expandir su revolución en América Latina y para defender al régimen de una potencia invasión estadounidense o extranjera. El régimen bolivariano además necesitaba la “valiosa” experiencia de Irán en la construcción de un régimen totalitario-revolucionario para complementar lo que Cuba ya venia haciendo.

– ¿Cree que se concretará la transferencia de misiles del régimen de Teherán a Caracas?

En 2016, un oficial que trabajaba en la embajada de Venezuela en Bagdad acusó a la embajada de vender pasaportes a quien pagara. El oficial fue testigo de cómo funcionarios de la embajada vendían pasaportes venezolanos a personas del Medio Oriente, incluidos criminales y terroristas de Irak y Siria. Dados los informes de la actividad de ISIS en estos países, no sería sorprendente que algunos de estos pasaportes se vendieran a personas afiliadas. A esa nefasta organización

– Irán tiene capacidad de llegar con sus misiles y eso le otorga posibilidad de acceso a perpetrar ataques en los Estados Unidos. No hay una clara evidencia de que esta intención exista, pero hay que tomar eso como una seria posibilidad ya que tuvimos un precedente con los misiles en Cuba en 1962. La crisis de 1962 se solucionó gracias a la racionalidad de J.F. Kennedy y Nikita Khrushchev. Fidel Castro quiso mantener los misiles en territorio. Veo a Irán y a Venezuela más cerca de la postura de Castro que de la de Khrushchev.

– Para Medio Oriente es difícil de decir, pero seguramente Irán buscaría una forma de llevar a cabo represalias contra aquel que disparó el misil. Y esto podría ocurrir en cualquier lugar incluso en América Latina. Abrams ya declaró que los Estados Unidos no intervendrían militarmente y eso es consistente con la filosofía de Trump. Pero a la vez una operación quirúrgica como la destrucción de misiles es posible e incluso gozaría de apoyo en los Estados Unidos dado que sería una operación aérea con mínimas o cero bajas.

– ¿Qué papel podrían jugar otros socios estratégicos de Venezuela -como Rusia o China- de hundir un barco con misiles de largo alcance?

– Rusia y China no buscarían confrontación militar con los Estados Unidos y menos para proteger a Irán o a Venezuela. Por eso yo he venido proponiendo la idea de un bloqueo naval a Venezuela para evitar que armas y cargamentos de Irán, Rusia y China sigan llegando. Si bien es definido como un acto de guerra porque hay movilización de fuerzas, no necesariamente encendería la llama de una guerra.

– ¿Qué significa en términos geopolíticos este intento de transferencia de armas del régimen de Teherán al de Maduro?

– Irán esta muy interesado en mantener vivo a su aliado al igual que lo esta haciendo con Bashar Al Assad en Siria desde anos. Irán valora a sus aliados y los cuida. Las actividades criminales de Irán son un componente clave de esa estrategia. El crimen organizado es una pieza fundamental en la exportación del yihadismo, sobre todo en momentos en que la propia República Islámica es objeto de severas sanciones. Los barcos, aviones y compañías de transporte iraníes se utilizan para el tráfico de drogas y alcohol, para el contrabando de petróleo y para el tráfico de armas en gran escala. Irán percibe dinero por la producción de opio en Afganistán y, a cambio, proporciona armas a los talibanes, quienes los usan para combatir a las fuerzas de la OTAN y de los Estados Unidos, en Afganistán. La actividad ilegal se utiliza principalmente para expandir la yihad o el terrorismo y para financiar a sus aliados en Siria, Yemen, Irak, y Líbano.

– Siempre se vinculó a los carteles del narcotráfico venezolanos con el grupo terrorista Hezbollah. ¿Cuál es el papel que juega en esta relación Irán?

– Hezbollah es un representante además de ser creación de Irán. Hezbollah es una pieza clave en las actividades criminales de Irán con los carteles de la droga. Las actividades criminales de Irán seguirán aumentando mientras las sanciones en su contra se intensifican y sus arcas fiscales se vacíen. Hezbollah recibe de Irán solo el 20% de su presupuesto. El crimen organizado le aseguraría el otro 80%.

Twitter: @TotiPI

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:

La pesada huella de Xi Jinping se siente cada vez más en la Argentina

Con apenas 4 dólares, sin agua y reutilizando insumos básicos contra el coronavirus: la dramática lucha de los médicos en la Venezuela de Maduro

 

 

 

Fuente: infobae.com