Padres y mineros se enfrentan en Mizque por recursos del desayuno escolar

Fuente: Unitel, Los Tiempos

Padres de familia del municipio de Mizque se enfrentaron con mineros afines al alcalde Melecio García (MAS) por el desvío de los recursos del desayuno escolar que debían usarse para la dotación de una canasta de alimentos. Además, se tapió y destapió la Alcaldía, reportaron testigos.

La protesta de los padres se debe a que el alcalde García les indicó que no se entregará la canasta escolar, porque el presupuesto para el desayuno escolar de 2020 de 1,8 millones de bolivianos fue destinado a otros propósitos, informó el representante departamental de los padres de familia, Gonzalo Becerra.



Alcaldía tapiada

Ante esta situación los padres de familia tapiaron la Alcaldía el martes, pero este viernes por la madrugada un grupo de mineros de la mina Asientos, de Mizque, llegó para destapiar el municipio y se enfrentó con los padres de familia.

Según los padres de familia ese grupo fue traído por el alcalde Melecio García, que quiere enfrentar a los dos sectores. Ellos denunciaron que fueron atacados con dinamita y que hay personas heridas.

“El Alcalde está creando esta confrontación. No se sabe cuál fue el destino del presupuesto de 1,8 millones de bolivianos”, denunció Becerra.

Los Tiempos se contactó con el alcalde de Mizque por teléfono para conocer su versión, pero éste cortó la llamada indicando que estaba ocupado.

El conflicto en Mizque se suma al que se resgistra en el municipio de Sipe Sipe, donde los padres de familia en su afán de lograr la entrega de la canasta escolar retuvieron a la alcaldesa María Heredia (MAS) y la obligaron a firmar la resolución de adjudicación en plena carretera, el miércoles.

En tanto, otros municpios avanzan en la entrega de la canasta escolar. Punata, en el valle alto, terminará de entregar los alimentos a los estudiantes de más de 50 unidades educativas este sábado.

Mizque es uno de los municipios más empobrecidos de Cochabamba con un 57 por ciento de su población en la pobreza de una población cercana a los 50 mil habitantes, según registros del Instituto Nacionald de Estadística (INE). La Gobernación aún no se ha pronunciado sobre estos nuevos hechos de violencia que se registran en un municipio cochabambino.