10 diferencias entre el Marketing Online y Growth Marketing

El marketing tradicional está quedando obsoleto. Estamos en una época de una fluidez muy líquida, el mundo está en constante cambio. Y el marketing era obvio que se adaptaría a los cambios, porque él es el cambio.

Y ¿cómo se ha adaptado el marketing a nuestro presente? El marketing tradicional o, desde hace algún tiempo reconocido como, marketing offline y, para adaptarse a nuestro día a día y al futuro decidió dar el salto a internet. Pero los cambios no solo se quedaron ahí, actualmente podemos hablar de muchos tipos de marketing: Inbound marketing, marketing de contenidos, marketing de performance, e-mail marketing, Social Media marketing, SEM, SEO… y podría seguir así un buen rato.



Pero tenemos dos tipos de marketing que engloba gran parte o recoge bastantes características de algunos tipos de marketing. ¿Quieres saber cuáles son?

EL MARKETING ONLINE O DIGITAL y EL GROWTH MARKETING O GROWTH HACKING

El Growth Hacking es parte del Marketing digital que proporciona un enfoque basado en datos científicos a lo largo del embudo de consumo, pero existen varios puntos que los diferencian, en especial 10:

Precio: El Growth Hacking se caracteriza por utilizar el menor porcentaje de gastos y recursos posibles.
Tiempo: El marketing Digital no comprende un tiempo determinado para un proyecto, porque suele depender mucho de bastantes factores, mientras, los growth hackers, se identifican por su rapidez en el crecimiento a corto plazo.
Etapas: Para desarrollar este punto debemos hablar del embudo AAARR (Adquisicion, Activacion, Retencion, Reveniew, Referencia) que son herramientas del Growth Hacking. El marketing digital se encarga únicamente de la etapa de retención, y el Growth Hacking de todas. Teniendo en cuenta el ciclo de vida del consumidor.
Enfoque: El Growth Hacking tiene una clara relación con las startups o empresas en etapas iniciales.
Métodos: Aplicación del método científico al mundo de los productos digitales para maximizar sus resultados. Es una serie de técnicas para hacer productos digitales diseñados para crecer y que la gente quiera utilizar. Una forma diferente de observar y buscar como hacer crecer a una empresa en su mercado con el menor porcentaje de gastos y recursos. Se encarga de redefinir y distribuir los productos de manera que puedan conseguir llegar al mayor número de personas posibles.
Objetivo: El Marketing Digital los resume en imagen, marca y posicionamiento. Por el otro lado, y como ya hemos dicho en puntos anteriores el objetivo de Growth Hacking es identificar nuevas formas de desarrollo sin apenas gastar, y con ello hacer crecer a la empresa de forma rápida.
Resultados: Mejor R.O.I. El enfoque integrado permite mejores oportunidades de planificación y presupuesto.
Perfil profesional: Suele conocer de todo un poco sin especificar demasiado en otras materias. “Un híbrido entre un profesional del marketing y un programador”. Analítica, estrategia, visión de negocio, conocimientos SEO, captando tráfico con los conocimientos de social media, SEO, SEM; retención de tráfico también es crucial para un Growth Hacker.

Conclusión:

Parece obvio que estamos remarcando las ventajas del Growth Hacking frente a las del Marketing Digital, pero esa conclusión es errónea, pues no hay ningún tipo de enfrentamiento entre estas dos técnicas. La realidad es que son complementarias procurando conseguir un mejor resultado en sus objetivos.

Las estrategias Growth Hacking no vienen a terminar con el Marketing Digital, han nacido para completar las acciones de Marketing, procurando un activo mayúsculo para el crecimiento de las nuevas empresas. Pero en otras palabras, claro.

Para entender mejor las diferencias entre ambas técnicas vamos a presentar un ejemplo de cada una de ellas:

Growth Hacking y Spotify

Todos conocemos Spotify y el cambio que ha supuesto en nuestro día a día: escuchar música sin tener que descargarla en nuestros dispositivos móviles o en ordenadores. Además, es compatible con cualquier sistema operativo: IOs, Windows o Android. Toda la música que queramos de forma gratuita. Pero, ¿dónde se halla la estrategia Growth Hacking?

¿Os acordáis de la diferencia más notoria del Growth Hacking? Hacer crecer a las empresas de forma rápida y con los mínimos recursos posibles, ¡pues ahí está! Spotify creó una plataforma única y lo demás vino rodado. Puedes disfrutar de Spotify desde la plataforma de forma gratuita (modelo Freemium). Ofrecen servicios adicionales por un precio razonable al mes, para monetizar de alguna forma, así que si el usuario desea saltar de canción de manera ilimitada y sin publicidad deben pasarse al modelo Premium. El objetivo de las estrategias Freemium es sencilla: atraer a usuarios de forma gratuita, que poco a poco se vayan enganchando y, con el tiempo, deseen utilizar la aplicación sin limitaciones.

Como decíamos antes, los creadores de Spotify desarrollaron su producto centrándose en las necesidades de su público ultra específico. Analizando la competencia de las diferentes plataformas para escuchar música y creando otra que fuese mejor en todas sus facetas: no ocupando la memoria interna de nuestros smartphones, ofreciendo toda la música de todos tus grupos favoritos…

Otra estrategia de Growth Hacking que utilizó Spotify fue la de promocionarse por canales gratuitos. Es cierto que últimamente se promociona por redes sociales, blogs… Pero lo más interesante es que empezó con el boca-oreja. Cuando Spotify se hizo viral todo el mundo hablaba de ella y de las ventajas que ofrecía. Parecía increíble que existiera una plataforma que actuase como un MP3 pero en línea, pudiendo guardar todas las canciones que gustasen sin límite de memoria.

Marketing digital y Gillette

Las campañas de marketing digital suelen utilizar mayoritariamente las redes sociales, y su objetivo principal es no pasar desapercibida para ellas. Es común crear algún dilema para hacer estallar las opiniones de los usuarios de las redes sociales y, así, conseguir notoriedad. Eso hizo la marca Gillette, con la campaña “The Best Man Can Be”, bajo el movimiento #MeToo, pidiendo que los hombres se alejasen del estereotipo de masculinidad tóxica.

La pieza clave de la campaña fue un cortometraje de 2 minutos, distribuido por YouTube y televisión. Dirigido por Kim Gehrig en 2019, y producido por Somesuch&Co.

El trabajo creativo que supone crear una pieza audiovisual de 2 min. de duración es de meses. La planificación de una campaña de ese tipo es de una escala enorme. A parte de todos los profesionales que participan en el proceso: director de arte, copywriters, diseñadores, cámaras, planificador de medios, director del cortometraje… Y el presupuesto de miles de dólares que se gastó para ello (150.000$).

La campaña fue un éxito en redes sociales, e incluso se creó otra para boicotearla. En sus primeras 48 horas tuvo 2 millones de visualizaciones en YouTube, se multiplicaron por 15.000 sus menciones en redes sociales… Claramente se puede apreciar que las diferencias descritas en los 10 puntos anteriores se cumplen: los proyectos de marketing digital son más largos, con un presupuesto más elevado…

Puede parecer que estamos destacando las ventajas del Growth Hacking frente a las del Marketing Digital, pero no hay ningún tipo de enfrentamiento entre estas dos técnicas. La realidad es que son complementarias y unir sus estrategias puede suponer un crecimiento doble en cualquier proyecto.

Escrito por Barbara Rodrigues López, de Willinagency.com.

Fuente: Link