El boliviano Adrián Tejada, en la final del galardón al mejor cocinero de Madrid

El paceño de 25 años halló su pasión en la gastronomía. Tras estudiar en Bolivia y Perú llegó a España donde trabaja en uno de los restaurantes más prestigiosos. Junto con su compañero Nico Ríos, compite en el ACYE.

 



Fuente: paginasiete.bo

Madeleyne Aguilar A. / La Paz

El joven paceño Adrián Tejada Boulanguer demostró su pasión por la cocina al dejar la carrera de Economía para trabajar en un restaurante. Tras descubrir la vocación que le apasiona, trabajó en importantes restaurantes de Perú y luego de España. Hoy, junto con su compañero Nico Ríos, compite la final del certamen que elegirá “al mejor cocinero de Madrid”.

Tejada participa junto con el chef  argentino Nico Ríos en la XXVII versión del concurso  organizado por la Asociación de Cocineros y Reposteros de Madrid (Acyre). El equipo  ya pasó las tres primeras etapas y llegó a la  final, que probablemente se realizará a finales de enero del 2021.

“Cada etapa fue distinta en ingredientes, reglas, tipo de platos; si es una tapa o uno de cuchara, si es frío o caliente, etc.”, cuenta el cocinero boliviano, en contacto telefónico con Página Siete desde la capital española.

Soldadito de pavía  fue una primera propuesta del equipo.

De La Paz a Madrid, con sabor

“Yo era estudiante Economía y Finanzas en la Universidad Católica, cuando tuve un cambio drástico de carrera. Me gustaba  lo que estaba haciendo en la universidad, pero sentía como que no era para mí. Entonces, tuve una discusión con mi padre y él me dijo ‘demuéstrame que lo que realmente quieres hacer es la cocina’ y así lo hice”, relata el joven de 25 años.

Entonces, comenzó a trabajar en el  restaurante italiano Fellini, en La Paz. Lo aceptaron, pese a que él “no sabía nada de cocina”. Allí, Adrián recibió la formación básica y comenzó su carrera gastronómica en Bolivia. Y desde entonces han pasado seis años.

“Cuando me di cuenta de que era realmente lo que me gusta, porque yo me enamoré de la cocina en Fellini, me fui a Lima. Estudié en el Instituto Le Cordon Bleu”, relata Adrián.

Adrián y Nico  innovaron con  el trenzado de salmón en gravlax.

Estuvo tres años en esa casa de estudio que enseña tanto administración como cocina, pastelería y panadería. Paralelamente, en vacaciones,  volvía a Bolivia para hacer prácticas . Trabajó en Roaster Cafe boutique, y en Gustu, su “primer contacto con la alta gastronomía”, define ahora.

“En Gustu no encuentras platos típicos bolivianos. Allí, trabajan productos autóctonos con técnicas bolivianas, pero les hacen un giro y presentan algo distinto inspirado en la nueva cocina nórdica”, explica.

En esa corriente, denominada “nueva cocina nórdica”, se utilizan ingredientes locales para crear platos. Esto daba a los cocineros de Gustu la “libertad de investigación”. Es decir que, pese a tener un menú ya establecido, les permitían desarrollar su creatividad gastronómica.

 
Mientras tanto, Tejada culminaba sus estudios en Lima.  Una vez vencido su examen final, partió   a Europa. “No me quedé ni a la graduación, ya quería meterme al mundo de la cocina”.

Tras varias prácticas, el cocinero boliviano llegó al restaurante del chef español Martín Berasategui. Y de allí saltó al certamen.

En el XXVII certamen gastronómico para mejor cocinero de Madrid se inscriben 60 parejas, de las cuales se seleccionan sólo ocho. Son cuatro  fases: tres  on-line y la última, la final, será presencial.

Desde Bolivia, la familia de Adrián lo apoya. “Estoy contenta por él, porque demuestra que el talento y el trabajo tienen siempre su recompensa”, dijo orgullosa su madre, Sandra Boulanger

 “Tenemos la confianza y  las ganas. Daremos el mejor esfuerzo”, asegura  Tejada desde Madrid.

Tejada aporta con   sazón boliviana a     gran chef de España

En Europa Adrián Tejada  visitó Francia y España, probando suerte. Lo aceptaron en varios lugares  y así sumó experiencia. Motivado por el prestigio del chef  Martín Berasategui,  no descansó hasta que logró trabajar en su restaurante.

Berasategui es uno de los chefs más galardonados de España y a nivel mundial. “Él es el tercer chef del mundo con más estrellas Michellin, actualmente tiene 12. Ese premio es uno de los más importantes de la gastronomía, es el equivalente a un Óscar, pero para la cocina”, destaca Tejada.

El equipo  de Etxeko con Berasategui al medio.

El cocinero boliviano logró ser practicante en el prestigioso restaurante, por seis meses en el País Vasco. Al chef Berasategui le gustó el trabajo del joven boliviano y en 2018  le ofreció un puesto para un restaurante nuevo que iba a abrir en  Madrid.

Tejada trabajó con el equipo para la apertura del hotel Bless y el restaurante Etxeko. Y trabaja allí desde entonces.

En Etxeko fue donde se le presentó la oportunidad de competir en el XXVII Certamen gastronómico de la Comunidad de Madrid por el título del “mejor cocinero de Madrid”. Ahora, junto con  su compañero, avanza a paso seguro hacia la final.

El plato ¡Gracias abuelo!,  dedicado al chef Berasategui.

El equipo de la región que busca éxito en la gastronomía de Madrid

El amigo y compañero de equipo de Adrián Tejada es Nico Ríos, un chef de nacionalidad argentina que lleva 16 años viviendo en España. Se formó en la escuela de Turismo Simone Ortega y fue él quien invitó al  boliviano a participar en el certamen de Acyre.

“Aunque he tenido posibilidades de irme fuera de España, como a México y Emiratos Árabes, mi decisión fue quedarme. Yo creo que la cocina española es muy rica y puede abrirte muchas puertas, tanto personalmente como culinariamente. Este país significa mucho para mí. Argentina me dio la vida y España las ganas de vivir”, dice Ríos.

Decidió competir con Adrián porque lo considera “un amigo de confianza”, alguien valioso y difícil de encontrar. Sus líneas de trabajo son distintas, pero complementarias.

 Nico Ríos y Adrián Tejada  llegaron a la final del certamen.

Ríos asegura que el certamen Acyre es sólo el primero de varios proyectos, que emprenderán juntos. “En las tres primeras fases del concurso nos caracterizamos por las técnicas. Fueron novedosas”.

El equipo latinoamericano logró un 10 en la última etapa del concurso, la puntuación más alta. Esto después de que el jurado probó su plato denominado “¡Gracias abuelo!”.

“Es un plato en honor a nuestros abuelos, por el gran cariño que les tenemos. En mi caso, mi abuelo fue quien me metió en el mundo de la panadería. Además está dedicado a   Martín (Berasategui), ya que fue gracias a él por el que nos conocimos Adri y yo”, comenta Ríos.

Además de ellos, en el certamen hay otro concursante de Colombia, esos son los tres únicos latinoamericanos entre cocineros españoles.  Tejada coincide con su compañero en que su equipo va por buen camino en el tan importante certamen español.

“Quien gana el concurso a mejor cocinero de Madrid se presenta al campeonato de España, representando a  Madrid. Después, si ganas, vas al certamen mundial”, explica.

Tanto Adrián como Nico consideran un  logro haber llegado a la final del certamen. “El trabajo que hemos tenido ha sido muy fuerte y nos va a llevar, si no es a la victoria total, a demostrar que tenemos ganas y, sobre todo actitud de ganar”, dice Ríos.

Martín Berasategui  es un prestigioso chef vasco.

El  concurso

  • Certamen.  En el XXVII Certamen gastronómico para mejor cocinero de Madrid, se inscriben 60 parejas, de las cuales seleccionan sólo ocho. El equipo ganador representará a Madrid en el certamen nacional de España y  recibirá un premio de 2.000 euros.
  • Fases  Las tres primeras fases fueron on-line debido a la pandemia. La final será presencial y en ella participará el equipo compuesto por el boliviano Adrián Tejada y el argentino Nicolás Ríos, que representan al resturante Etxeko by Martín Berasategui.
  • Los platos  El primer plato del equipo en el certamen  fue Soldadito de pavía: lingotes crujientes de bacalao con un chutney de pimientos rojos en tempura y un aire de cerveza. El segundo fue un trenzado de salmón en gravlax (técnica de cocción nórdica) lombarda (col morada) y zanahoria encurtidas al vermut sobre un crujiente de piel de salmón. El último plato se llamó ¡Gracias abuelo!:  focaccia de guisantes verdes, una coleslaw de sauce béarnaise (salsa a base de estragón francés), láminas de roast beef cocinadas en costra de mantequilla y especias. Lleva puntos de romesco (salsa catalana) y pesto (italiana). Se acompañó con  crujientes de polenta y una salsa barbacoa de moras.
  • Jurado  Además de la presentación online del plato en competencia ante un jurado profesional, como novedad este año el certamen de cocina de Madrid contará  con un jurado popular que votará las recetas a través del Instagram (@acyremad).
  • Voto virtual  Ganará la parte online la imagen que más “Me gustas” reciba y así las parejas junto a la puntuación del jurado profesional irán acumulando puntos en esta Liga Acyre Madrid hasta llegar a la Gran Final, explicó el Acyre  en un comunicado.
Adrián  demuestra al mundo el talento boliviano en cocina.