15 personas se contagian de COVID-19 por asistir a fiesta ¿de un gato?

Definitivamente las mascotas son parte de la familia. Así lo demuestra el caso de 15 personas que se contagiaron de COVID-19 por celebrar una fiesta de cumpleaños de un gato. Sí, de un gato. Y que la duda no ofenda a los amantes de los animales pues está más que confirmada la importancia que tienen.

15-personas-se-contagian-de-covid-19-por-asistir-a-fiesta-de-un-gato
Por risible que parezca esto demuestra que las mascotas son parte de la familia, pero valdría la pena el análisis de qué tan necesario es exponerse en medio de una pandemia.
Fuente: La Nación 

Definitivamente las mascotas son parte de la familia. Así lo demuestra el caso de 15 personas que se contagiaron de COVID-19 por celebrar una fiesta de cumpleaños de un gato. Sí, de un gato. Y que la duda no ofenda a los amantes de los animales pues está más que confirmada la importancia que tienen.

Sin embargo, aunque parezca difícil de creer en estos tiempos el episodio es real. Ocurrió en una comunidad de Santo Domingo en Valparaíso, Chile.



El Secretario Regional de Salud de Valparaíso, Francisco Álvarez, informó sobre el hecho en entrevista exclusiva al diario La Segunda:

Aunque parezca increíble e incluso ficción, estas cosas realmente suceden en nuestro país respecto a lo que ha pasado en la pandemia”. Álvarez agregó que “sin duda, para poder reunirse, las personas inventan cualquier excusa”.

El funcionario usó su propia experiencia y lo irrisorio de estos contagios para invitar a las personas a quedarse en casa. Comentó que permaneció hospitalizado 20 días en la Unidad de Cuidados Intensivos y estuvo 10 días conectado a un respirador mecánico.

Desde el cumpleaños de un gato hasta grandes fiestas clandestinas son focos de infección

En la entrevista, Álvarez explicó que en diferentes localidades han detectado fiestas clandestinas entre 100 y hasta 300 personas. Lo más insólito es que para poder ingresar pagan un monto en dinero que usan como fondo para pagar la multa que reciban los organizadores por infringir los protocolos sanitarios.

De esa manera, la fiesta de cumpleaños del gato es apenas una pequeña muestra de los contagios que ocurren en reuniones de cualquier tipo, incluso las menos esenciales en las que bastaría la presencia de la reducida burbuja familiar.