En el Norte Integrado temen nuevos desbordes de ríos

Las intensas lluvias que afectan a los municipios del norte integrado no solo anegaron comunidades, sino que afectaron los cultivos y dañaron la carretera y los caminos vecinales. A esto se suma el temor que tienen los pobladores de un nuevo rebalse de los ríos Ichilo, Yapacaní y Piraí.

El subgobernador de la provincia Obispo Santistevan, Maico Moreno, inspeccionó las zonas afectadas por las inundaciones, como la comunidad de Hardeman (municipio de San Pedro), registrando datos sobre las necesidades de las familias afectadas y damnificadas, muchas de las cuales tuvieron que trasladar sus pertenencias y animales a zonas altas para que no se las lleve el agua.

Yapacaní, San Pedro, Palometillas y San Carlos fueron las zonas más golpeadas por las lluvias y el rebalse de los ríos. En San Pedro, zona productiva, se estima una afectación de los cultivos de al menos 20.000 hectáreas.



Moreno también visitó a las familias que fueron evacuadas a un coliseo  y a unidades educativas, y se comprometió apoyar con la alimentación. Dijo que si las lluvias persisten, se declarará zona de desastre, a fin de que la Gobernación cruceña pueda asistir de inmediato y llevar apoyo a los damnificados.

En el municipio de San Pedro las casas quedaron aisladas

Carretera San Ignacio-San Matías está llena de pozos y lodo

12 horas para llegar a San Matías desde San Ignacio de Velasco

Por otra parte, la carretera que une a San Ignacio de Velasco con San Matías se ha convertido en un «martirio» para los  pasajeros y conductores de las diferentes empresas de transporte, pues se tarda hasta 12 horas para llegar a destino debido al mal estado de la ruta.

El asambleísta Alcides Villagómez se ha comprometido a enviar una carta formal de reclamo a la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) para exigir a la brevedad posible el mantenimiento de esta ruta.

«Estamos preocupados, porque en el caso de una emergencia, llevamos los pacientes referidos a San Ignacio de Velasco (desde las comunidades) y demoramos hasta 10 horas para llegar«, manifestó un trabajador de salud, que es responsable de una de las ambulancias que operan en el municipio ignaciano. Esos pacientes llegan maltratados por los traqueteos, a raíz de los baches.