Bajan contagios en Bolivia, pero se duplica la tasa de letalidad

El Ministro de Salud informó que el país ingresó a un “proceso de desescalada” ante la disminución del número de contagios registrados en los pasados días.

Luis Escóbar  / La Paz 



En promedio, el número de contagios de Covid bajó de 1.800 diarios de enero a 1.300 en los primeros 16 días de febrero. Ante este indicador,  las autoridades de Gobierno indicaron  que Bolivia se encuentra en una fase de “desescalada”. Pero,  la tasa de letalidad se duplicó de un 2,15% del mes pasado a un 4,34% en  casi dos semanas de febrero.

“Ya estamos en un proceso de desescalada en varios departamentos. Estamos esperanzados de estar en  puertas de superar –si mantenemos las medidas de bioseguridad y si somos disciplinados- (la segunda ola). Podríamos afirmar que estamos en un proceso de desescalada y estamos superando este segundo brote sin la aplicación de ninguna cuarentena rígida”, dijo el fin de semana   el ministro de Salud, Jeyson Auza.

El reporte epidemiológico -que fue emitido por el Ministerio de Salud-  da cuenta de que en enero se contagiaron 55.850 personas con un promedio de 1.800 contagios diarios. Pero hasta el 16 de febrero,  la cifra bajó a 1.403 a razón de 1.300 diarios (ver infografía). Auza aseguró que varios departamentos  registran un proceso de disminución de casos.

Pero, el número de decesos se duplicó si se compara el anterior mes con las primeras dos semanas del actual. En enero se registraron  1.204 muertes a causa de la enfermedad,  trayendo consigo una tasa de letalidad del 2,15%, mientras que este mes de febrero el porcentaje subió a 4,35%.

El gerente de epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, Carlos Alberto Hurtado, dijo que  este dato  es la principal razón  para solicitar una  cuarentena rígida. “Exigimos  medidas más drásticas y  de contención por el tema de los fallecidos. Vimos -con mucho pesar- que este mes tenemos un promedio de 23 a 25 casos de muertos por día”, aseguró.

El profesional agregó que este problema se presenta pese  a la existencia de “una desaceleración de los casos en los pasados días”. Por otro lado, el especialista  explicó que esta reducción se hace porque los laboratorios no trabajan en su máxima capacidad.

Hurtado respondió a las críticas en las redes sociales por haber sugerido una cuarentena rígida por tres días de Carnaval. “Se nos criticó por haber dictado (esta medida), por haber fregado la fiesta a algunos cuando lo único que hacemos es (…) salvaguardar la vida de cada habitante de Santa Cruz. Todas las  personas  que fugaron  a Concepción, Warnes, Montero, Samaipata y algunos otros municipios  para participar en un  sin  número de fiestas y donde el alcohol es lo que más prima en esos lugares,  son un riesgo inminente para Santa Cruz”, explicó.

El especialista aseguró  que cuando esas personas vuelvan a la capital oriental  podrían contagiar a más ciudadanos y producir “un rebrote o aumento de casos nuevamente”.

Guillermo Cuentas, exministro de Salud,  dijo   que la tasa de letalidad en Bolivia es la segunda más alta de América Latina por varias causas. La primera es porque existe  una  elevada probabilidad de que los pacientes  demanden atención médica, cuando ya  sufren insuficiencia respiratoria.

“No hay una atención precoz porque la primera fase para detectar los casos positivos  e iniciar inmediatamente el aislamiento no se produce porque no existen los suficientes centros  a nivel nacional”, declaró Cuentas.

“Los pacientes con insuficiencia respiratoria acuden a los centros médicos y ante la limitada capacidad intrahospitalaria, se producen estos decesos que incrementan la tasa de letalidad”, sostuvo.

Cuentas explicó que uno puede medir si el país está entrando a una meseta cuando el número de recuperados es mayor al de confirmados. “Bajo esos términos, estamos ingresando a un aplanamiento (de la curva de contagios), pero la tasa de letalidad es alta y el objetivo de un sistema de salud es bajar la tasa de letalidad”, sostuvo.

La Paz ingresa a un punto de “inflexión”

Ramiro Narváez, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) La Paz, dijo que el pico más alto se registró a finales  de enero con más de 3.000  casos y que ahora está en un punto de “inflexión”.

“Suponemos que las personas que padecieron la enfermedad se pudieron inmunizar y estamos entrando en un punto de inflexión de la desescalada. Estas semanas serán  definitivas para ver el comportamiento de la pandemia”, declaró.

Explicó que todo dependerá   sobre si es o no  sostenible  la desescalada. “Tenemos que ver cómo nos comportamos en este tiempo y ver que los número vayan descendiendo, y así evitar una nueva subida de casos y la posibilidad de una tercera ola”,  dijo  Narváez. Aunque aclaró que  las cifras  son proyecciones y espera trabajar en la prevención.

Los  registros 

  • Decesos Según el reporte epidemiológico del Ministerio de Salud, en enero se registró el deceso de 1.204 personas; un número  menor a las 1.776 de julio del año pasado. Sin embargo, desde finales de enero las cifras van en aumento. Por ejemplo,  el pasado 21 de enero se reportaron  54 fallecimientos y desde esta fecha  la cifra se va incrementando de forma gradual hasta llegar a 74 a inicios de febrero.
  •  Afectados  El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Cochabamba, Yercín Mamani, dijo que muchos de los fallecidos fueron adultos mayores. En especial aquellos que tienen una enfermedad de base y deben tener mayor prioridad a la hora de la atención, hacer el diagnóstico y recibir tratamientos lo más temprano posible para que no requieren ser internados ni pasar a terapia intensiva.