Blanco y Longaric desatan pugna en Twitter por avión y respiradores

Ahora el Viceministro de Comercio Exterior denunció que la Cancillería boliviana dejó botado equipo de bioseguridad en la embajada de Bolivia en China

La excanciller del Estado boliviano, Karen Longaric, y el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco. Foto archivo: ABI /Los Tiempos



Fuente: El Deber

Marco Antonio Chuquimia Huallpa

Las acusaciones sobre la falta de pago por el gasto de mantenimiento del avión Ilyushin IL-76 desataron un ríspido intercambio de tuits entre la excanciller Karen Longaric y el Viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco a través de sus cuentas personales en Twitter.

La guerra de tuits empezó el domingo cuando Blanco publicó en su cuenta las notas verbales dirigidas a la Cancillería por el embajador de Rusia, Vladimir Sprinchan, que reclamaba el pago de 796.539 euros al Ministerio de Emergencias de Rusia.

Ese mismo día, Longaric respondió con otra publicación en la que aseguraba que la embajada rusa indicó que no era un tema diplomático, sino entre una empresa de ese país y el Ministerio de Defensa de Bolivia; que las cartas no fueron dirigidas a su despacho y que en las reuniones con el embajador, este no se refirió a ese caso.

El domingo Blanco volvió al ataque y escribió que esas notas verbales se dirigen a las cancillerías y no a los ministerios. También exhortó a la excanciller asumir sus responsabilidades en este caso que podía haber llevado a un arbitraje al Estado boliviano.

Este lunes, Longaric publicó las dos cartas que mandó al Ministerio de Defensa en la que le hace conocer los reclamos rusos y pide que coordinen tiempos para una reunión con el embajador y en la otra misiva pide el tratamiento que se debe dar a ese reclamo. Aparentemente nunca recibió ninguna respuesta del entonces ministro de Defensa, Fernando López.

El frente chino

La tarde de este lunes, el viceministro Blanco cambió de frente y ya no dijo nada del avión. Pero abordó otro problema. Denunció que, desde el 10 de junio de 2020, en las oficinas de la embajada boliviana en Pekín están almacenados equipos de bioseguridad para combatir el coronavirus y nunca fueron importados a Bolivia.

“Una donación #China de respiradores y trajes de bioseguridad se encuentran abandonados en la embajada de Bolivia en #China”, señala el texto del tuit de Blanco. Acompañó su publicación con una fotografía de la carta que manda el encargado de negocios de Bolivia en China, Mauricio Belmonte Pijuan.

Este funcionario relata que recibió cinco respiradores no invasivos y 500 unidades de trajes de bioseguridad, equipo que fue llevado a las oficinas de esa delegación diplomática. También pide instrucciones sobre los pasos que debe realizar para enviar esa ayuda.

La nota estaba dirigida a la excanciller con el rótulo de “muy urgente”. Luego el mismo funcionario afirma que la empresa china Venere-Import and Export Co. realizó la donación de equipamiento y que también mandó a otros países de esta parte del continente donaciones similares.

En su tuit, Blanco afirma que, por gestiones del actual Gobierno, se trasladará “en los próximos días” todo ese equipo y aprovechó para lanzar su dardo contra Longaric. “¿No es competencia de la Cancillería?”, escribió Blanco en su tuit.