Malignos procesos judiciales

 

Conocemos de memoria las maniobras judiciales que promueve el MAS cuando le conviene deshacerse de algún adversario. Si quiere liquidarlo no lo apalea en su cama ni lo balea en la calle, simplemente lo enjuicia. Para eso el MAS tiene todo el “fiscalato” en sus manos, es decir que maneja a los fiscales y a los jueces a su gusto, porque les cobra el favor de haberlos designado a dedo, burlándose del pueblo a través de una farsa electoral.



Ahora que faltan escasos diez días para las elecciones para gobernaciones y alcaldías, el MAS ha visto que no recibirá ni la mitad de los votos de las últimas elecciones y ha recurrido al Gobierno para que este dé la orden a sus magistrados de invalidar, mediante procesos judiciales, las candidaturas de quienes van a derrotar a los aspirantes masistas. Ese es un atentado inaceptable contra la democracia, pero es la práctica que incentivó Evo Morales a lo largo de 14 años y que le dio magníficos resultados inhabilitando y encarcelando a sus enemigos.

Hoy mismo, como Morales ve que está perdida la gobernación de Santa Cruz, porque Luis Fernando Camacho le lleva una inalcanzable ventaja al masista Mario Cronenbold, lo han notificado para que declare en calidad de testigo a un proceso judicial que ha sido armado intencionalmente. Hace un par de días han notificado para declarar, asimismo, al candidato a alcalde por Cochabamba, Manfred Reyes Villa, seguro ganador en las elecciones del próximo 7 de marzo, por un incierto tema de dinero. Y quieren intentar inhabilitar mediante el “fiscalato”, es decir fiscales venales, a la segura vencedora de la alcaldía de El Alto, Eva Copa. Algo similar sucede con la candidata a la gobernación del Beni, la ex presidente Jeanine Añez. Y están haciendo lo mismo con quien encabeza la intención de voto para la alcaldía de La Paz, “Negro” Arias, y con Santos Quispe (hijo del Mallcu) que está logrando hacer peligrar al masista Franklin Flores, para la gobernación paceña.

Esto no lo va a aguantar el país, porque ya se sabe que en Bolivia, desde que se cometieron los crímenes en el Hotel Las Américas, una citación a declarar significa una detención “preventiva” y esa detención puede durar un mes como un año o varios. Pero, al parecer, el Gobierno se ha visto presionado por el masismo duro (Morales y sus excolaboradores) para movilizar su maquinaria judicial y triturar a los candidatos opositores que tienen chances reales de ganar. Este es un atentado nauseabundo contra la democracia y trata de convertir en una burla que la población no puede admitir las justas del 7 de marzo venidero.

Realizar este tipo de acciones deshonestas en contra de todos los candidatos adversarios con posibilidades es el reconocimiento antelado de una derrota determinante, o, tal vez, el propósito de desordenar a tal extremo el panorama político por las protestas que se van a presentar, que los comicios se posterguen. Una postergación podría darle al MAS el respiro necesario para rearmar con trampas su desesperada situación.