Murió Jorge Bollmann, un deportista y empresario paceño, de otros tiempos

Falleció a los 85 años, a causa de una dolencia de origen cardiorrespiratorio. Fue un notable exponente de la época dorada del deporte paceño. Fue futbolista, voleibolista y atleta de salto alto.

 



Fuente: paginasiete.bo

Julio Lazarte  / La Paz

La semana pasada  falleció -a causa de una dolencia de origen cardiorrespiratorio-  Jorge Bollmann, quien fue  un  notable exponente  de  la época dorada del deporte paceño. El empresario fue futbolista, voleibolista y atleta de salto alto.

Nació  en 1936, en  La Paz. A los  15 años empezó a participar en los torneos intercolegiales  de atletismo. Representó  en la fase inicial al colegio Mariscal Braun y luego al colegio La Salle en la modalidad de 300 y 400 en la categoría juvenil.  Luego, gracias a  su estatura y gran zancada, se dedicó al salto alto y largo cuando obtuvo los primeros lugares en el calendario de atletismo paceño de 1953 y 1954.

Bollmann fue  el héroe en el  ascenso de Universitario.
Foto: Familia Bollmann

Bollmann brilló en épocas turbulentas del país. Pertenecía a un contexto en el que la gente estaba comprometida con la visión “mente sana y cuerpo sano”. Como todos, se  daba modos para practicar el deporte base en la serranías y laderas de nuestra ciudad.

Más tarde,  gracias a los dirigentes del club Universitario de la  UMSA, fue convocado para ocupar una de las vacancias en el arco del equipo estudiantil de San Andrés. La  “U”  trataba de recuperar el sitial correspondiente con jugadores con un inmenso amor al fútbol y los colores de la UMSA. Este equipo participaba  en la Primera B que se jugaban  en fecha sabatina en el inolvidable estadio Hernando Siles o Estadio Obrero, desde junio hasta diciembre de 1963 con la participación de clubes como  Litoral, Lanza, Northern, Ferroviario, Olimpic, Primero de Mayo y Central Chuma.

Bollmann fue  el héroe en el  ascenso de Universitario.
Foto: Familia Bollmann

El club estudiantil  jugó 14 fechas en las que   Litoral y  Universitario empataron en puntos  con 23 unidades, lo que dio lugar a dos partidos para conocer el ascenso de uno de los equipos. Finalmente, el club Universitario se impuso en los dos partidos y un penal atajado por el Flaco Bollmann, quien   se podría definir como  uno de  esos arqueros valientes que atajaban sin los guantes de cuero que todavía no eran conocidos. Por esa gran actuación de Bollmann en los tres palos, el club Universitario retornó a la primera división luego de 33 años de espera.

Se logró  el objetivo gracias al  esfuerzo y voluntad del plantel de Bollmann.

 También  formó parte del equipo de voleibol  “Promoción 50”.  A lo largo de su carrera de deportista en atletismo, fútbol  y voleibol,  recibió distinciones en medallas y trofeos.

Bollmann  entrega el premio Cabalgata Deportiva  a Ramiro Castillo, en 1989.
Foto: Julio Lazarte

Además,  fue permanente  colaborador en las transmisiones automovilísticas (Cabalgata Deportiva) de las carreras más representativas (Grandes Premios Tarija-Cobija, Integración del Oriente, Doble Sorata Vuelta a los Yungas).   Trabajó en los  sectores industrial y privado; se desempeñó por más de 30 años como gerente de productos de Hansa Limitada y fue uno de los artífices de industrialización de la hoja de té de la región de Chimate y uno de los autores del nombre Windsor. Jorge Bollmann fue un  deportista a carta cabal, de  los que jugaban por el amor a la camiseta.