Tercera ola es más agresiva por variantes de Covid-19 y relajamiento de medidas

Cochabamba soporta una agresiva tercera ola de la pandemia a causa de la circulación de dos variantes de Covid-19 y el incumplimiento de las medidas de bioseguridad.

Algunos especialistas coinciden en que la presencia de la  “cepa”  brasileña (P1) y la británica (B1) sumada al factor social desencadenaron contagios comunitarios.



Además, la tasa de mortalidad por Covid-19 está en el rango de personas menores de 50 años de edad (ver infografía).

Fuente: lostiempos.com

La variante brasileña ya circulaba desde marzo en el departamento, según una nota enviada por el laboratorio de Biología Molecular de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) al Servicio Departamental de Salud (Sedes) y al Centro Nacional de Enfermedades Tropicales  (Cenetrop) en Santa Cruz.

El estudio es uno de los primeros sobre la mutación del coronavirus que realiza la casa de estudios superiores.

El jefe de Epidemiología del Sedes, Yercin Mamani,  señaló que la información ya fue socializada en la última reunión del Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) y en la Sala  Situacional.

“Ya hemos ido reportando que estas cepas son circulantes de manera comunitaria en nuestro medio, probablemente, a esto se deba la alta transmisibilidad de la enfermedad durante esta tercera ola, que ya duplicó la cantidad de casos en comparación con la segunda”, mencionó.

Casos reportados

En Cochabamba, a la fecha, los laboratorios privados confirmaron un caso de la variante británica y cinco de la brasileña,  informó el responsable de Vigilancia Epidemiológica, Rubén Castillo.

Mencionó que los pacientes no presentaron complicaciones, por lo que a tres ya se le otorgó el alta y los otros tres se  recuperan.

Sin embargo, pese a que los pacientes están estables existe preocupación en los profesionales en salud, porque estas variantes tienen un alto grado de infección.

“Son más contagiosas, si bien el tema de la severidad ha sido bastante discutido por diferentes estudios, entre la sintomatología no existe evidencia suficiente para poder diferenciar una cepa de otra”, subrayó.

“A un principio se mencionó que la característica particular de la cepa brasileña era una diarrea profusa, sin embargo, en pacientes con B1 se ha descrito la misma situación”, explicó.

Sobre la sintomatología, Castillo remarcó que esta es insidiosa en la manifestación de síntomas respiratorios y “las complicaciones suelen ser más rápidas”.

El  exministro y secretario de Salud de la  Alcaldía, Aníbal Cruz, aseveró que las nuevas variantes están ocasionando más complicaciones porque, además de afectar al sistema respiratorio, “tienen una influencia gastrointestinal, con síntomas  a nivel neurológico y cardiológico”.

¿Por qué aparecen?

La evolución o mutación de un virus es natural, pero el comportamiento humano puede coadyuvar a que se acelere el proceso,  según el director del Instituto Gastroenterológico Boliviano-Japonés, Claudio Villarroel.

“Por el incumplimiento de las medidas de bioseguridad, las personas somos laboratorios andantes que podemos contribuir a que se originen nuevas variantes, eso es lo que sucedió en Brasil, donde no se tomaron políticas estrictas de contención y empezó a verse contagios masivos que han generado mayor carga viral aumentando la probabilidad de mutación”, detalló el médico patólogo.

Enfatizó que el relajamiento de las medidas es otro factor que derivó en que Cochabamba esté padeciendo una de las peores olas desde que inició la pandemia, en marzo de 2020.

“Las variantes aumentaron los contagios y hemos visto que la edad de los infectados se redujo”, dijo.

“En la primera ola vimos que las personas mayores de 60 años requerían más de una terapia intensiva, pero ahora están ingresando incluso personas de 40 años. Antes los niños con Covid-19 eran asintomáticos, no entraban al hospital, ahora tenemos internados”, complementó.

En tanto, Cruz  reiteró que  el “comportamiento social” hizo que el 40 por ciento de los infectados por Covid-19 sean personas de 19 a 50 años.

“La población le ha perdido el respeto a la pandemia, pues nadie utiliza trajes de bioseguridad, no hay distanciamiento, poco les importa el uso de barbijo. La indisciplina de la juventud que ha estado en fiestas y consumiendo bebidas alcohólicas ha hecho que gente en edad laboral, de 20 a 40 años, se infecte y ascienda la curva de contagios”, explicó.

Asegura que la vacunación masiva puede frenar la mutación, porque permitiría lograr una  “inmunización en rebaño”, por lo que sugiere bajar la edad de inoculación.

Cochabamba concentra entre el 22% y 25% de casos del país. Hasta fines de mayo superó con 6.000 contagios los de la primera ola y con 3.000, la segunda.

40% de contagios

afecta a personas en edad laboral. La mortalidad en personas mayores de 50 años aumentó, por eso  se priorizó la vacunación de estos. 

BIOQUÍMICA IMPULSA ESTUDIO DE CEPAS

El jefe de Epidemiología del Sedes, Yercin Mamani, afirmó que la Facultad de Bioquímica realiza un estudio sobre las variantes de Covid-19 que circulan en el departamento.

Sin embargo, la investigación fue interrumpida por un conflicto entre docentes y estudiantes y después por un receso colectivo ante el ascenso de casos por el rebrote.

Se prevé  que  tras este periodo se reanuden las actividades.

SEPA MÁS

  • Análisis de laboratorio para identificar  cepas

Sedes envía muestras al Cenetrop para reportar casos de variantes. En otros laboratorios públicos no hay insumos para  este fin.

  • Laboratorios privados  están más avanzados

Los seis casos de variantes B1 y P1 del departamento fueron detectados en laboratorios privados.

  • Variante británica se reportó en mayo

El Sedes informó sobre la presencia de la variante a mediados de mayo.

  • El departamento vive una sindemia

El ingreso a la etapa invernal ocasionará una sindemia, que es la suma de dos enfermedades, porque hará que a la par de la pandemia de Covid-19 los centros de salud atiendan otras enfermedades respiratorias como la influenza, la gripe H1N1 y otras infecciones, de acuerdo al exministro de Salud, Aníbal Cruz.

Además, proyecta que el factor social incluso podría ocasionar la aparición de otras variantes.