Almagro califica de «masacres» casos de 2019; Héctor Arce responde que es una «impostura»

“Queremos justicia, queremos una investigación ajustada al estado de derecho democrático para las masacres que hubieron (sic) en Bolivia, todas las masacres; estos últimos y los anteriores también”, indicó Almagro.

El secretario Luis Almagro y el embajador Héctor Arce. / Fotocomposición: Página Siete.

 

Fuente: paginasiete.bo



 

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, calificó este miércoles de “masacre” las muertes en Sacaba (Cochabamba) y Senkata (El Alto) en 2019, y pidió un minuto de silencio en la sesión. Por su parte, el embajador de Bolivia ante el organismo, Héctor Arce, criticó esa actitud y respondió que es una “gravísima impostura”.

“Queremos justicia, queremos una investigación ajustada al estado de derecho democrático para las masacres que hubieron (sic) en Bolivia, todas las masacres; estos últimos y los anteriores también”, indicó Almagro.

Asimismo, el titular de la OEA pidió una investigación imparcial de los hechos de corrupción durante el gobierno transitorio y la gestión de Evo Morales. Agregó que no puedo haber impunidad para nadie que cometa este tipo de hechos irregulares.

Arce afirmó que la actitud de Almagro es una “impostura”, puesto que avaló la auditoría que demostró el fraude electoral, hecho que derivó en las movilizaciones sociales y en las muertes en Sacaba y Senkata.

“La mejor muestra de respeto que se puede hacer a esas personas a las cuales el secretario general les ha ofrecido un minuto de silencio es abrirse a una investigación totalmente limpia y transparente, es entregar los documentos (sobre la auditoría) que se le ha solicitado”, indicó.

Luego de la renuncia de Morales, en noviembre de 2019, sectores del Movimiento Al Socialismo (MAS) porganizaron bloqueos y movilizaciones. Estos grupos exigían que el exmandatario retorne al país a terminar sus funciones.

En Senkata, un grupo manifestantes al grito de “guerra civil” intentó tomar la planta de hidrocarburos de la zona, por lo que se activó un operativo militar.

En Sacaba, cocaleros del Chapare se enfrentaron a la Policía y los militares. Producto de ambos hechos 36 personas murieron.

Almagro en la OEA: «Queremos justicia para todas las masacres que hubieron en Bolivia»; incluye Sacaba y Senkata