Licitación de muebles para diputados exige requisitos ‘difíciles’ para nuevo edificio

Fuente: El Deber

 

 

El presupuesto de las comisiones y los comités de la Cámara de Diputados fue reducido en un 30 % en la presente gestión para concluir el edificio nuevo que tienen. Hoy los legisladores recibirán un reporte de todos esos gastos, las inversiones y el traslado al nuevo edificio, según confirmaron los diputados del Movimiento Al Socialismo.

“Nos han recortado los recursos que anteriormente nos asignaban por comisión y comités, teníamos un monto determinado y luego lo han recortado en un 30%”, dijo el diputado Freddy Velásquez (MAS), secretario del Comité de la Hoja de Coca.

La Cámara de Diputados lanzó una decena de licitaciones para la adquisición de muebles destinados al nuevo edificio que será inaugurado en agosto de este año. El monto de la compra asciende a Bs 15,7 millones. Los diputados desconocían este gasto y ahora reclamaron una explicación detallada de la directiva.

“Mañana (por hoy) nos avisan, solo nos han comunicado que va a haber traslado, eso nomás nos dijeron, mañana conoceremos todos los detalles”, dijo el presidente de la comisión de Política Internacional de la Cámara de Diputados, Higinio Farfán Abán, cuando fue consultado sobre la compra de muebles en la Cámara de Diputados.

Freddy Velásquez recordó, sin embargo, que hasta el momento la Cámara de Diputados paga alquileres de varios edificios donde se trasladaron durante la construcción del nuevo edificio y considera que ahora, en la nueva edificación, ellos eliminarán ese gasto y que ese dinero se puede utilizar en amoblar las oficinas.

Los legisladores fueron informados preliminarmente que el traslado sería con los muebles que tienen y por lo tanto no consideraban este nuevo gasto. Hasta el momento se lanzó la convocatoria para sillas y mesas para toda la Cámara de Diputados. En estas compras no figuran estanterías ni los escritorios que se requerirán.

Los DBC

De acuerdo con la convocatoria de la licitación, la Cámara de Diputados pide que los muebles deben ser entregados en un plazo no mayor a 30 días, plazo que los fabricantes nacionales creen que no es posible cumplir.

“El plazo de entrega e instalación no deberá superar los 30 días calendario previsto a partir de la suscripción del contrato”, señala el Documento Base de Contratación (DBC) que está publicado en el Sistema de Compras Estatales (Sicoes).

En el caso de la garantía, los proponentes adjudicatarios deben constituir una “Garantía de Cumplimiento de Contrato”, que equivale al 7% o 3,5%, dependiendo del monto del trabajo. Para el caso de la adquisición de sillas de reuniones para las oficinas de la directiva, presidencia, comisiones y comités, el monto es de Bs 945.170 y el monto de la garantía alcanzaría a Bs 66.161.

Los 24 sillones ejecutivos destinados a la directiva de la Cámara de Diputados son los que mayores exigencias reúnen en cuanto al detalle de su producción. “Sillón: Giratorio con asiento reclinable con brazos fijos y respaldo alto con reposacabezas. Ajustes simultáneos de reclinación de asiento y respaldo, con posibilidad de bloqueo, en el mínimo, 03 posiciones, altura del asiento, ruedas giratorias dobles, rotación del asiento / respaldo de 360 grados”, señala la primera parte de las especificaciones de esos muebles.

Los otros contratos tienen menos detalles, aunque todos piden para el material, “cuero ecológico”, excepto el de la directiva, esos 24 sillones deberán ser fabricados con otro material, “Material de revestimiento en laminado sintético, conocido como ecopiel”, señala el DBC de esos muebles. El color de los muebles deberá ser definido con los adjudicatarios de las obras.

Se definió el trabajo por puntaje, la calidad tiene 65 puntos y la experiencia 35 puntos. Los productores que tienen más de 10 años de experiencia recibirán 6 puntos; otros 6 si tienen un capital superior a Bs 800.000.

Si tienen más de siete años de experiencia en la elaboración de este tipo de mobiliario tendrán 6 puntos; si el productor puede certificar “calidad ISO 9001” recibirá 3 puntos adicionales; si la procedencia del mueble es boliviana tendrá 6 puntos; finalmente si la entrega e instalación es menor a 22 días tendrán 8 puntos.

Bajo sospecha

Ese detalle de los pedidos hace presumir a algunos fabricantes locales que todo está dirigido a una empresa que ya tiene esos muebles y solo necesitan acudir a esta licitación para adjudicarse el trabajo en el tiempo que pide la Cámara de Diputados.

El presidente de la Federación de la Micro y Pequeña Empresa de La Paz (Fedemype), Mario Pucho, recordó que la licitación ya fue lanzada con anterioridad y que ellos lograron paralizar el proceso con los reclamos que hicieron, pero que en esta oportunidad están repitiendo las mismas condiciones para el cumplimiento de la obra.

“En esa reunión con las autoridades, yo les dije: ‘disculpe, quién es el funcionario que prepara estos papeles’, porque nadie que conozca de este trabajo sabe que no se pueden cumplir estas condiciones. Solicitan que cada uno de nosotros cumpla con al menos ocho años de haber trabajado como proveedor del Estado, yo tengo 40 años trabajando madera y porque no trabajé con el Estado, no puedo acceder a este concurso”, protestó Pucho.

También afirmó que el precio está calculado al doble de lo que ellos pueden ofrecer incluyendo la calidad del material. En las reuniones que tuvieron les explicaron que la mayoría puede elaborar el revestimiento de los asientos con cuerina y que son de fácil reemplazo cuando sufren algún daño, sin embargo, los responsables de esta convocatoria no tomaron en cuenta sus sugerencias.

La otra traba que identificaron los productores es la garantía que les exigen en las licitaciones que hay en el Gobierno, según Mario Pucho, los empresarios quedaron en pésimo estado económico luego de la pandemia y no están en condiciones de depositar la garantía de cumplimiento. Tampoco existe voluntad del Gobierno para eliminar esta condición y les permita participar de una licitación.

Ellos plantearon presentarse como asociación y lo mismo ocurriría con los productores del interior del país, solo de ese modo podrían participar del proceso. Explicó que cada uno de los rubros es de casi un millón de bolivianos, monto que en este momento es imposible de cumplir para los productores, por eso piden que sea a través de asociaciones colectivas.

Explicó que solo para la búsqueda del material tomaría unos 15 días hábiles y tendrían otros 15 días hábiles para la entrega de los muebles, lo que significa que muy pocas empresas pueden cumplir con esos requisitos.