Todo lo que hay que saber sobre las armas argentinas

Gobiernos de Bolivia y Argentina acusan a Macri de haber enviado armas para ayudar a Añez en el supuesto “golpe”. Hay mucho que saber al respecto.

Fuente: paginasiete.bo



Mery Vaca  / La Paz

1 La carta que detona el caso

El 8 de julio estalló el escándalo de las armas que, según los gobiernos de Bolivia y de Argentina, la administración de Mauricio Macri   envió al gobierno transitorio de Jeanine Añez, con la finalidad de “reprimir” al pueblo boliviano y sostener el denominado “golpe de Estado”.

El sustento de la denuncia, por entonces, sólo era una supuesta carta enviada por el excomandante de la FAB, Gonzalo Terceros, al exembajador de Argentina en Bolivia, Normando Álvarez, en la que le agradecía por el “material bélico” donado.

Pero, los siguientes aspectos pusieron en duda la veracidad de la carta: Estaba fechada el 13 de noviembre, pese a que Terceros había dejado de ser comandante de la FAB el 12 de noviembre, el mismo día en el que Jeanine Añez asumió la Presidencia. El general agradecía por el “material bélico”, pese a que enlistaba sólo material antimotines, lo cual es incomprensible en un militar experto en armas y municiones. Por otro lado, agradecía por un material que, de existir, tendría que ser usado por efectivos destinados a tierra, mientras que Terceros comandaba a militares que operan en el aire. Otro detalle importante es que las relaciones bilaterales se manejan entre cancillerías y, es por lo menos raro, que un jefe militar agradezca por un donativo directamente a un embajador. Y, si el envío fue de contrabando como sostienen los acusadores, entonces no se entiende que haya una carta membretada y con sello de recibida que pone en evidencia el supuesto ilícito.

El caso es que el abogado de Terceros, Jorge Santistevan, dijo que la carta es falsa. Y hasta la semana pasada, la misma no llegaba a la Fiscalía, donde debería ser sometida a un estudio grafológico si es que será prueba de un caso. En contrapartida, el ministro de Defensa, Edmundo Novillo, dijo que la carta es auténtica y que se encuentra en los archivos de la FAB.

2 El grupo Alacrán y la defensa de la embajada

Los integrantes del gobierno de Macri y el mismo expresidente rechazaron las acusaciones y aclararon que, en fecha 13 de noviembre de 2019, se envió un avión Hércules a Bolivia con 11 agentes del grupo Alacrán, armas y municiones con la finalidad de proteger la embajada argentina en La Paz, donde se habían refugiado altos cargos del MAS y se temía por su seguridad. Entre los refugiados estaban el exministro de Gobierno, Carlos Romero; la exministra de Planificación, Mariana Prada;  la exdiputada Valeria Silva;  y el esposo de la exministra de Salud, Fabián Restivo, de nacionalidad argentina.

El grupo Alacrán se quedó en Bolivia poco más de siete meses y, según la rendición de cuentas que presentó a su retorno a Buenos Aires, en ese tiempo estuvo entrenándose y, en esa misión usó las municiones. En todo caso, el grupo sólo permaneció un mes y medio durante el gobierno de Macri, y el resto del tiempo, es decir, casi seis meses, estuvo en Bolivia bajo el gobierno de Alberto Fernández, durante la gestión del actual embajador, Ariel Basteiro.

3 Entonces ¿cuál es la base de la acusación?

El gobierno de Fernández y particularmente el embajador Basteiro presumen que no sólo ingresó el material declarado, sino también que llegaron unas cajas “de contrabando”, pero no existe documentación ni evidencia de que hubieran ido a parar a un comando militar o a una unidad policial.

De hecho, el comandante de la Policía, Johnny Aguilera, declaró el 12 de julio que el material llegado de Argentina “no pasó a la Policía”, pero, un día después cambió de versión y, sin precisar cantidades ni ítems, dijo que el material apareció en una unidad policial.

Un día más tarde, en conferencia de prensa, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, presentó la munición encontrada en la Policía y dijo que es procedente de Argentina. La versión oficial es que cuando llegó el avión Hércules a El Alto, la Policía Boliviana acudió a recibir el envío y que, una vez que llegaron a la residencia argentina, recibieron las cajas que no estaban catalogadas. Aguilera, incluso, sostiene que cambió de versión porque un primer informe de la Policía indicaba que no existía el material, pero que el personal fue relevado y que el nuevo “talento humano” acreditó la existencia del mismo.

De ser cierta esta versión, entonces la munición no habría sido utilizada para reprimir al pueblo como sostiene el Gobierno, sino que estuvo guardada desde 2019 en la Policía, pero de eso tampoco existe documentación.

En todo caso, el Gobierno sostiene que otra parte fue a dar a la Fuerza Aérea, pero no muestra pruebas de aquello. De hecho, hasta ahora no se sabe por qué el excomandante de la FAB agradeció por los pertrechos, si no hay evidencia de que hubieran llegado a la FAB. No tendría sentido que él agradezca por un material enviado a la Policía, a no ser que su carta haya sido fabricada, como sostiene su defensa.

4 El material que enviaron y el que llegó

Según el informe de la exministra macrista, Patricia Bullrich, el 11 de noviembre de 2019 (cuando Añez aún no había asumido el mando), se autorizó el envío a Bolivia, además de los 11 agentes del grupo Alacrán, lo siguiente: 10 pistolas semiautomáticas; dos escopetas de repetición; cinco carabinas automáticas; dos ametralladoras; dos fusiles de repetición; 12 chalecos antibalas; 12 cascos balísticos; dos escudos balísticos; dos visores nocturnos y 8.820 municiones de distintos calibres, de las cuales 3600 eran calibre 12-70.6.  Al día siguiente, 12 de noviembre, se solicitó la ampliación del número de cartuchos antitumulto (a 70.000), 100 spray de gas pimienta y 661 granadas de mano gas hostigamiento.

El grupo Alacrán, en su rendición de cuentas, al regresar a Buenos Aires, dijo que usó la munición en entrenamiento, pero los  gobiernos de Arce y de Fernández sostienen que se la desvió a la Policía y posiblemente a las Fuerzas Armadas, de lo que no existe ninguna documentación.

5 Los pertrechos se tramitaron durante el gobierno de Evo

Hay que recordar que Añez asumió el mando la noche del 12 de noviembre y que el material argentino llegó apenas unas horas después, la madrugada del 13. Los especialistas dicen que es imposible tramitar y recibir material de otro país en el mismo día.

Pero, quien despejó la duda fue la actual ministra de Seguridad de Argentina, Sabina Frederic, quien dijo que el trámite para el envío del material a Bolivia comenzó el 7 de noviembre de 2019, es decir, cuando Evo Morales aún gobernaba Bolivia.

Sin embargo, no se puede decir que Evo Morales haya pedido armas, aunque se sabe que las fuerzas del orden estaban desabastecidas, sino que, una vez más, el Gobierno argentino estaba enviando ese material para la seguridad de su embajada. El ministro de Justicia de Bolivia, Iván Lima, también confirmó que el trámite comenzó en el gobierno de Evo.

6 Los acusados del caso en Bolivia y en Argentina

Esta historia, que empezó con una carta cuya veracidad está en duda, derivó en dos procesos penales, uno en Argentina y otro en Bolivia.

El fiscal argentino Carlos Navas Rial investiga a Mauricio Macri, y a los exministros de Seguridad Patricia Bullrich y de Defensa Óscar Aguad. La base es una denuncia de los actuales ministros de Justicia, Martín Soria, y de Seguridad, Sabina Frederic.

Entretanto, en Bolivia se está investigado el general Gonzalo Terceros, el supuesto autor de la carta en cuestión.

Si bien el caso no se ha ampliado a más personas, el viceministro de Régimen Interior, Nelson Cox, amenazó con incluir en el proceso a todos aquellos que quieren “confundir” con el caso, es decir, quienes afirman que no hubo tal contrabando de armas y que lo enviado por Argentina sólo sirvió para proteger la embajada argentina.