Utilizando el lente ideológico y buscando ganarse unos pesos

Hace años venimos escuchando, viendo y leyendo sobre el drama humano de los cubanos; sus huidas desesperadas en precarios botes y de los continuos naufragios y trágicas muertes. Y todo para huir de la distopía comunista, buscando llegar al paraíso gringo.

Ahora les toco a los venezolanos, uno de los países más ricos, que nadaban en petróleo y que sucumbieron cuando aplicaron la misma receta populista. Son más de cinco millones y medio de venezolanos que huyeron desesperados del chavismo hacia el paraíso gringo o a cualquier lugar, pero lejos de Venezuela, buscando cómo sobrevivir.



En su momento, la revolución cubana llena de esperanza a casi toda la juventud latinoamericana, una ilusión que duro poco, hasta que aplicaron sus recetas comunistas, destruyeron al país y empezó el éxodo cubano hacia Miami.

Antes de Fidel y el populismo, Cuba era próspera, era el tercer país más adelantado de Latinoamérica en nivel de vida urbana y todos querían ir allí: la mejor hotelería, comunicaciones, servicios, televisión, telefonía, autos, playas, yates y lugares de expansión como el Cabaret Tropicana.

La revolución castrista destrozo la economía y en esos momentos de la guerra fría, Rusia la sostuvo pues era su puesto de avanzada frente a los Estados Unidos y donde pone sus misiles. Y lo hace con millones de dólares diarios.
A la caída de la URSS, Cuba ingresa en el “periodo especial”, un eufemismo para decir que falta todo lo esencial y que la gente se muere de hambre.

El pueblo cubano educado en el modelo comunista, depende del Estado benefactor, donde todo le pertenece al Estado. Un sistema que les ha privado de iniciativa y que ha dejado a los cubanos sin poder crecer, crear, ser, en libertad. Y ahora sin ayuda externa y especialmente sin turismo, con una economía miserable y en pandemia, Cuba pasa hambre, carece de medicamentos y sufre de un colapso energético.

Luego con Chávez, Cuba vive del subsidio venezolano y entre 2008 y 2011, Venezuela le entregó a Cuba 18.000 millones de dólares, más petróleo. Hoy Venezuela enferma de populismo, cae en la miseria y no puede ayudarse a sí misma, por lo que Cuba está sola y con una economía devastada, una educación y sistema de salud destruida y sobreviviendo apenas con el negocio de los países populistas y el narcotráfico.

Ahora el pueblo se levanta y grita: Patria y vida y también libertad.
Es un producto de la desesperación por el hambre, la miseria, la falta de alimentos, de medicamentos y del colapso energético que sumados a la pandemia están produciendo un huracán anticastrista. Yoani Sánchez, una famosa periodista independiente cubana, lo explica con un tuit: “De tanta hambre que padecemos, nos hemos comido el miedo”.

Ayer estuve viendo una manifestación masista en la ciudad de La Paz, donde cada uno de los ll´unkus azules, para ganarse la benevolencia de sus jefes y recibir los consabidos verdes, se peleaban por denostar a los cubanos que el 11 de julio en su país salió a las calles en protestas pacíficas. Ellos protestaban contra el nefasto gobierno que ha hecho su vida miserable y lo hacían cantando Patria y vida y libertad.

En sus discursos los ll´unkus masistas, aseguraban que Cuba tiene la mejor medicina del mundo, la mejor salud, educación, alimentación. Si esto fuera cierto, nadie entiende el porqué la gente desesperada y arriesgando su vida y la de su familia, huye de este paraíso.
Los populistas en su discurso siempre argumentan, que los problemas son causados por el bloqueo gringo, que no permite el ingreso de productos a Cuba. Pero lo extraño es que gracias al estallido social de estos días, las autoridades cubanas presionadas, acordaron: “autorizar excepcionalmente y con carácter temporal, la importación por la vía del pasajero, es decir del equipaje acompañante en el viaje, los alimentos, aseos y medicamentos sin límite de valor de importación y libre de pago de aranceles”.

Se afirma que todo depende del cristal con que se mira, especialmente en lo político y  esto tiene que ver con los cristales que se utilizan y de los intereses económicos y de poder de cada quien; en esencia el acceso al poder y los verdes que se reciben, cuentan.

Fuente: ovidioroca.wordpress.com