Vargas denuncia irregularidades al interior de la Intendencia y vincula a familiares del alcalde

La exautoridad reiteró que tomó la decisión de renunciar al cargo por las «irregularidades», que presuntamente le querían «imponer». Esto ante las declaraciones oficiales del municipio, que indicaban denuncias penales contra él por parte de personas particulares.

Fernando Vargas, exintendente municipal de Cochabamba. ARCHIVO Miguel Rojas
Fernando Vargas, exintendente municipal de Cochabamba. ARCHIVO Miguel Rojas

El exintendente municipal de Cochabamba, Fernando Vargas, denunció hoy jueves que existe «una serie de irregularidades al interior de la intendencia» que motivaron su «decisión» de renunciar al cargo. Las mismas implicarían presuntamente a personas del entorno familiar del alcalde, Manfred Reyes Villa. El exfuncionario edil realizó estas aclaraciones ante las versiones oficiales que daban cuenta de un despido hacia su persona. Asimismo, presentó los cargos de su denuncia ante el Comando Departamental de la Policía.

«Hemos encontrado licencias de funcionamiento falsificadas, que no están en la oficina. Como intendente, no tenía la responsabilidad de contratar personal. Eso es competencia de Recursos Humanos. El mismo señor que me denuncia de recibir plata da nombres. Se menciona a la esposa del alcalde, su hermano y otra persona más, que estarían vinculadas con el dueño de este local, quien denuncia que me habría dado plata. Me defenderé y seguiré con las denuncias. Las amenazas de muerte que estoy recibiendo no van a surtir efecto porque estamos tomando los recaudos para proteger nuestra vida», expresó vehementemente en una conferencia de prensa.

Vargas acotó que el local en cuestión está ubicado en la calle 16 de Julio y Aroma, donde la policía había encontrado personas en estado de ebriedad y tomando bebidas alcohólicas «fuera del horario de funcionamiento. Al ingresar se detectó que había una pista de baile, parecida al table dance. Había sillones en muy mal estado, bebidas adulteradas y de contrabando. También encontraron marihuana y dormitorios donde estaban los que tomaban bebidas alcohólicas».



El recinto fue «multado y clausurado definitivamente» y los objetos decomisados «los trasladaron al depósito municipal». «Hemos recibido presión para devolver los mismos y que el local funcionara otra vez como si nada. No podemos ser cómplices de atentados contra la salud pública. La misma persona que me denuncia, menciona a personas allegadas al alcalde», señaló.

El escándalo salpicaría a funcionarios tanto nuevos como antiguos. Vargas alegó que las pruebas mencionadas por el concejal Manfred Reyes Villa Jr. «no van a prosperar». «Que muestren pruebas si es que las tienen. Vengo escuchando lo mismo por mucho tiempo. Los equipos en cuestión están en depósitos de la Intendencia Municipal», indicó respecto a los equipos de sonido que presuntamente le querían «obligar a devolver» cuando «no correspondía para nada».