Advierten riesgo de avalancha en Charquini, hay 3 problemas

La Gobernación de La Paz alertó que se produjo una erosión en la parte baja del nevado y teme un colapso. Por eso, la entidad prohibió visitas este fin de semana.

 



Fuente: paginasiete.bo

Luis Escóbar  / La Paz

La Gobernación de La Paz advierte  un riesgo de avalancha  en el nevado de Charquini -que se encuentra a tres horas de la sede de Gobierno- porque   fue sometido a una sobrecarga y por  la erosión que se produjo en la parte baja. Ante esta situación, la máxima autoridad del departamento paceño prohíbe   escalar en  este sitio -al menos- por este fin de semana.

“En la parte baja se formó lo que parece una cueva. Un escalador de montaña experimentado nos advirtió que está para poco y en cualquier momento puede colapsar”,  dijo ayer    Rafael Ponce,  director departamental de turismo. “Puede caer la nieve y hay que tomar previsiones de  esta situación. Por lo menos, este fin de semana,   la gente no debe ir al nevado. En las pasadas dos semanas hubo trágicos accidentes y el fin de semana pasado se perdió una vida”, advirtió Ponce. Aseguró que -en promedio-  entre 600 y 700 personas ingresan por día al nevado.

Ante el riesgo de una avalancha,  la Gobernación anunció que  se reunirá con la Policía Turística  para  evitar el ingreso de personas al nevado.  “Por lo menos esta semana (regirá la prohibición). Hay que ver con las instancias correspondientes,    hacer un estudio y ver en qué situación se  encuentra  el nevado de Charquini porque hubo mucha carga de gente. No es un lugar donde van 10 o 20 personas. Al menos en un día ingresaron entre 600  y  700 personas y eso representa mucha carga”, explicó Ponce  a Página Siete.

El nevado  Charquini se encuentra a  tres horas de La Paz.
Foto: Carlos Sánchez / Página Siete

“No sólo es un viaje de aventura,  hay que prevenir  la salud e integridad física, más aún si vamos en familia y con   niños. No quiero ser ave de mal agüero (presagiar un mal),   pero se está exponiendo mucho este nevado”, agregó.

Este sitio está  a  casi tres  horas de viaje del centro de La Paz. La proximidad del nevado y la laguna que alberga  en sus faldas   llamaron la atención de  turistas locales y extranjeros. En poco tiempo, este lugar se convirtió  en uno de los más visitados del departamento paceño. Pero  este  fin de semana     una persona perdió la vida  porque intentó practicar snowboard o descenso con tabla en la nieve.

Otros tres problemas

Los operadores de turismo también advirtieron otros tres problemas en el  nevado paceño. Una de las empresas, que prefirió no dar a conocer su nombre, alertó  que hay “muchos guías piratas”. “Sacan  anuncios en las redes sociales invitando a pasar un fin de semana diferente. Llevan a los turistas en buses llenos, los dejan en el lugar y no les dan una orientación sobre los peligros que corren”, dijo.

Respecto a este punto, el director departamental de turismo advirtió que un 80% de los viajes  que se realizan a este sitio  son organizados por  compañías ilegales. “Los mismos turistas se  oponen a  los controles y son ellos los que reclaman. Nos dicen que les estamos perjudicando y que  se trataría de un viaje privado”, dijo.

Otra  operadora de turismo legal  reclamó  la falta de control de las autoridades. “Un fin de semana llegaron  para hacer los controles,  pero no volvieron más”,  aseguró.

Ponce respondió que todos los sábados y domingos, la Gobernación lleva adelante  operativos. “Cada fin de semana hacemos los controles, pero debemos cubrir el Obelisco, Villa Fátima y la Tranca. Lamentablemente, la dirección de turismo tiene cinco personas que están a cargo de controlar todo el departamento, los  87 municipios”, explicó. Añadió que  por esa situación  esta  entidad  no puede tener personal de forma permanente en la zona.

Un segundo problema  que ocurre en el lugar  son  los cobros excesivos que realiza  una familia propietaria de un terreno que se debe pasar para acceder a Charquini y una comunidad. Estas personas  cobran entre 10 y 30 bolivianos el ingreso por persona. Pese a  recaudar dinero, hasta ahora no colocaron señalización para identificar zonas de riesgo, de descanso o para acceder al nevado. Tampoco llevan adelante la limpieza del lugar. Según Ponce, estos pobladores se comprometieron a instalar una posta sanitaria  y hasta el  momento no cumplieron.

El tercer problema es la irresponsabilidad de algunos visitantes que acceden al lugar por su cuenta y sin  precaución. “Deben confiar en una agencia de turismo legal, reconocida y  que tenga todas las condiciones legales y técnicas”, sostuvo Ponce.