Director del Instituto Nacional del Tórax advierte que la hipertensión de Áñez «no está bien controlada»

Además de la hipertensión, la exmandataria padece de un síndrome ansioso depresivo
l

 

Instituto Nacional del Tórax en la ciudad de La Paz.

Fuente: correodelsur.com

Luego de la valoración cardiológica de rutina del miércoles 11 de agosto, se advirtió que la hipertensión que padece la expresidenta Jeanine Áñez no se encuentra bien controlada aunque no amerita, por el momento, una internación en un centro médico, afirmó el director del Instituto Nacional del Tórax, Antonio García.



El examen clínico que se practicó a la exmandataria se lo hizo ni bien llegó al nosocomio en la unidad de Emergencia. En ese lugar, un cardiólogo especialista no evidenció datos de descompensación aguda pero sí una elevación de la presión arterial, debido a la enfermedad que padece desde hace diez años.

Esta situación ocurre en la consulta externa en casi todos los pacientes. El profesional médico del Instituto Nacional del Tórax hizo una modificación de su tratamiento hipertensivo que no ameritó ningún otro esquema anti hipertensivo, afirmó en entrevista con Erbol.

“Su hipertensión no estaba bien controlada, es por eso que encontramos cifras tensionales elevadas, no preocupantes, pero elevadas, y eso significa que no se está haciendo un buen tratamiento”, advirtió García.

Actualmente, su condición es estable y se solicitó otros exámenes médicos como un hemograma, glicemia, creatinina para controlar la función hepática, además de una ecografía cardiaca.

Los controles cardiológicos en el caso de Áñez, deberían de realizarse cada dos a tres meses, afirmó García, aunque depende de los requerimientos que hagan su defensa ante el Juzgado que analiza su situación legal.

Además de la hipertensión, Añez padece de un síndrome ansioso depresivo que podría hacer que ella se descompense, añadió el profesional quien pidió que independientemente de quien se trate, cada persona tiene el derecho a ser atendida adecuadamente.

Áñez se encuentra detenida preventivamente en la cárcel de Miraflores por el denominado caso “golpe de Estado” de 2019. Este 13 de agosto cumplió cinco meses de estar recluida.