El procurador general del Estado, Wilfredo Chávez, consideró este martes que “no hubo ninguna auditoría” realizada por la Organización de Estados Americanos (OEA) a las elecciones anuladas de 2019 y que ese organismo solamente “estafó” al país.

“Yo quiero que quede algo muy claro: Bolivia ha suscrito un acuerdo (a través del entonces canciller) Diego Pary con el señor Luis Almagro (secretario general de la OEA) por el cual se establecía que la OEA iba a realizar una auditoría al proceso electoral, (pero) Bolivia ha sido objeto de una estafa y puedo decirlo con esa claridad porque la OEA no entregó ningún informe de auditoría, (…) no hubo ninguna auditoría”, enfatizó Chávez en una entrevista con La Razón Radio.

Agregó que “no hubo auditoría” porque, incluso, en el documento que presentó el organismo internacional no se menciona que sea “un informe de auditoría”.

Además, según el funcionario, la OEA “ya ha relativizado” su trabajo al momento de presentar un informe preliminar el 10 de noviembre de 2019 (estableciendo “irregularidades” en las elecciones que agravó el conflicto social y político que se vivía entonces en medio de denuncias de presunto fraude electoral) y luego recién su documento final, el 4 de diciembre.

Pero “ya no mencionan auditoría, sino solamente un informe, porque una auditoría arroja resultados en términos de números y lo que ha hecho la OEA es simplemente basarse en el sistema TREP (Transmisión de Resultados Electorales Preliminares), un sistema tan deleznable que efectivamente ha tenido problemas (pero que) no estaba vinculado al cómputo oficial de votos”, remarcó.

Por tanto, en criterio de Chávez, la OEA basó “su tesis de supuesto fraude” solo en eso, sin decir “cuántas mesas han sido presuntamente objeto de fraude, cuántos votos y dónde” exactamente.

Entonces, “nosotros hemos pedido una cosa y nos han dado otra; y esto ha servido para exacerbar los ánimos y (generar) después daños terribles (al extremo de provocar la renuncia del entonces presidente Evo Morales el mismo 10 de noviembre que entregó la OEA su informe preliminar)”, lamentó.

Acotó que Morales renunció para “evitar que el país se bañe en sangre”, precisamente, generado por el informe de la OEA y calificó su decisión de “histórica y valiente”.

En consecuencia, ahora “lo emplazo a la OEA, como Procurador General del Estado, que nos demuestre primero que hubo auditoría, (porque además) lo que hubiera sido vinculante para el país era una auditoría, no tenemos auditoría, por tanto, ese informe no tiene ningún valor legal dentro del país y así lo vamos a ver desde este momento”, sostuvo.

La pasada jornada, mediante un comunicado, la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia de la Secretaría General de la OEA ratificó los hallazgos de “irregularidades” en las elecciones de 2019, luego de que un informe de la Universidad de Salamanca descartó una posible manipulación de votos.