El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), en el que Bolivia hará un reclamo oficial sobre los constantes “exabruptos” de su secretario general Luis Almagro y principalmente por el reciente comunicado que se emitió ratificando “irregularidades” en las elecciones anuladas de 2019, se realizará la próxima semana, informó el embajador de Bolivia ante ese organismo, Héctor Arce.

“Ya son constantes los exabruptos del Secretario General; recordemos que (hace unos días) la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia, a cargo de Francisco Guerrero, que es uno de los colaboradores del señor Almagro, ha emitido un documento verdaderamente insultante (…) y esta situación ha merecido una reacción inmediata y yo le adelanto de manera primicial que ayer, al final de la tarde, se ha confirmado la realización de un Consejo Permanente de la OEA para el próximo miércoles a las 10.00”, dijo Arce en una entrevista con La Razón Radio.

El funcionario agregó que en ese Consejo Permanente participarán autoridades del Estado Plurinacional como el canciller Rogelio Mayta, el ministro de Justicia Iván Lima y él.

Mediante un comunicado difundido el pasado 9 de agosto, la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia de la Secretaría General de la OEA ratificó hallazgos de “irregularidades” en las elecciones de 2019 en Bolivia, después de que un informe de la Universidad de Salamanca descartó una posible manipulación de datos en ese proceso electoral.

También puede leer: La OEA objeta estudio de la Universidad de Salamanca y ratifica ‘irregularidades’ en 2019.

Sin embargo, Arce consideró que el pronunciamiento de la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia “fue más una expresión de capricho personal (de Almagro), como ya nos tiene acostumbrados, y que debe ser impugnado formalmente en un Consejo Permanente muy importante como el que se va a llevar adelante la próxima semana”.

Además, Arce anticipó que en ese mismo escenario el Gobierno boliviano pedirá otro Consejo Permanente para más adelante con el fin de que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que investigó la crisis de 2019 en Bolivia, presente su informe, que estableció graves violaciones a los derechos humanos durante el último trimestre de ese año.