La crisis cobró factura en Ecojet y Amaszonas; el Gobierno se deslinda

La situación de las líneas aéreas comerciales es el reflejo de la crisis que vive el sector en Bolivia, dice ejecutivo de la Asociación de Líneas Aéreas.
  • Una nave de Amaszonas en el aeropuerto de Santa Cruz. | Los Tiempos
Fuente: Los Tiempos

 

Tras la venta de la empresa boliviana Amaszonas a la firma estadounidense Nella Airlines Inc., el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas, Jorge Augusto Valle Vargas, indicó que Ecojet también cambió de socios para recibir una inyección de capital y superar la crisis.

Valle explicó que la situación de las líneas aéreas comerciales es el reflejo de la crisis que vive el sector.



La aeronavegación comercial no ha podido reactivarse ni en 50 por ciento. La complicada situación económica de las líneas aéreas motivó a la reducción de más de la mitad de su personal y a la devolución naves que se alquilaban para el transporte de pasajeros.

Sobre la situación de Amaszonas, el ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, indicó que el Gobierno no es responsable de su venta porque no ha “hecho ninguna acción en contra de la inversión privada”.

Ecojet

Para superar la crisis, Ecojet tuvo que recibir una nueva inyección de capital, y, como tiene naves propias, le fue más fácil capear la crisis.

“Entiendo que Ecojet ha cambiado de socios, hay una inyección de capital, son gente nueva que está haciéndose cargo de la empresa (…). Eso está refrescando un poco la situación en esa empresa y está permitiendo que sobrelleven mejor la crisis”, dijo Valle.

A diferencia de Amaszonas, la inyección de recursos en Ecojet sería de inversionistas nacionales.

Crisis

Valle indica que las líneas aéreas estuvieron varios meses sin operar y no recibieron ningún apoyo del Gobierno, además, están saturadas de cobros de impuestos, alquileres y multas.

“No se puede sobrecargar así a la aeronáutica nacional, tantos impuestos, cobros de toda índole y de paso multas. Hay entidades que controlan la aeronavegación civil que se han vuelto recaudadoras y ponen multa por todo y por nada, ése es un ítem muy fuerte que afecta”, indicó Valle.

Todo esto hace que los costos en la aeronavegación sean altos, lo que repercute en el precio de los pasajes, por lo que los pasajeros nacionales prefieren salir del país por tierra y tomar vuelos en países vecinos.

Esto desalienta futuras inversiones en el rubro y el retorno gradual de los operadores extranjeros.

“Las aerolíneas extranjeras tienen tres operaciones semanales. Antes, tenían hasta 14 vuelos semanales. Por eso es que no hay ingresos en Sabsa ni Aasana, y si no llegan líneas aéreas, no hay turismo”, dijo Valle.

Solicitó al Gobierno reformular seriamente sus políticas de tributo, para atraer capitales, inversores nuevos y empresas internacionales.

Amaszonas debe al Gobierno Bs 23 MM

Amaszonas debe 23 millones de bolivianos a la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), Servicios de Aeropuertos Bolivianos (Sabsa) y la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana).

“No habrá restricción para Amaszonas. Mientras cumpla sus compromisos y deudas, seguirá operando en Bolivia”, dijo el ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño.

El presidente de la Asociación de Líneas Aéreas, Jorge Augusto Valle, indicó que Amaszonas nunca acusó al Gobierno de su crisis y posterior venta. Añadió que la aerolínea indicó que pagará todos sus pasivos.