México: «Prefiero que mis hijos pierdan un ciclo escolar, pero que sigan vivos»

México volverá a clases presenciales, pese a la resistencia de maestros y padres de familia, que critican la falta de planeación y de recursos, cuando repuntan los contagios y no hay intención de vacunar a los niños.

    Eva Usi

Global 3000 für die Sendung am 28.09.2020 - Mexiko



Después de 17 meses de haber cerrado sus puertas, y una breve apertura en junio pasado, que volvió a disparar los contagios, las escuelas abrirán nuevamente las aulas este lunes 30 de agosto. Así lo anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador, hace un mes, cuando dijo categórico que así «Llueva, truene o relampaguee», habrá clases presenciales en agosto.

«Así se ha manejado el discurso, que el regreso a clases se tiene que dar sí o sí. A mi me parece una irresponsabilidad el permitir el ingreso de alumnos en planteles en donde no hay las condiciones mínimas necesarias para poderse cuidar en esta tercera ola de la pandemia», afirma el maestro Rogelio Alonso Ruiz, director de la primaria matutina pública Adolfo López Mateos, en la ciudad de Colima, y también docente en la normal de maestros de esa localidad.

La apertura es un desafío de grandes dimensiones, que no parece haber considerado el presidente. Su estilo fue criticado de autoritario, e indigna a los maestros que el gobierno ignore la dimensión de las necesidades.

Colegio católico Motolinia, en Ciudad de México.Hay escuelas, sobre todo las privadas, que cuentan con la infraestructura adecuada para el reinicio de clases presenciales.

Atentado contra la gratuidad de la educación

El maestro Rogelio Alonso Ruiz reconoce que el panorama educativo es muy diverso. «Hay escuelas, la mayoría privadas, que tienen todo lo necesario para reabrir el próximo lunes, pero hay otras, sobre todo públicas y en contextos difíciles, que no cuentan con lo mínimo indispensable desde la perspectiva sanitaria». El maestro manifiesta el temor de muchos docentes y padres de familia ante la falta de un compromiso de los gobiernos estatales y federal sobre el equipamiento de los planteles. «Tememos que los padres de familia sean los que terminen absorbiendo los gastos, lo que es un claro atentado contra la gratuidad de la educación», dice. Sectores del magisterio en regiones rurales ya han manifestado su oposición al regreso a clases por decreto.

El catedrático del Colegio de México y experto en temas educativos y sociales Manuel Gil Antón reconoce que la pandemia provocó sorpresa e incertidumbre en todo el mundo, pero pregunta: «¿Qué país del mundo cierra su sistema escolar, sus colegios, escuelas y planteles y no pone vigilancia o mantenimiento?» Él mismo responde: «Antes de la pandemia 60.000 escuelas no tenían agua y ahora la falta de mantenimiento las ha dañado, además no son pocas las que fueron vandalizadas por falta de vigilancia, se robaron las tuberías de cobre, los excusados, las puertas», afirma.

El catedrático señala que la Secretaría de Educación Pública (SEP), los responsables educativos a nivel federal y estatal, no han estado a la altura de la relevancia del problema. «Lo más grave es que no se han hecho los ajustes necesarios. Se anuncia que habrá 46 días de regularización, pero al mismo tiempo se iniciará el nuevo curso. ¡No cabe!, o se regulariza o se arranca con el nuevo curso».

Educación en línea en México. No ha habido una adecuación, ni de contenidos, ni de infraestructura, tras el cierre por la pandemia.

Un Estado ausente

Gil Antón destaca que ha habido tiempo suficiente desde el cierre de planteles hace más de un año y medio para hacer ajustes, para determinar qué se requiere, establecer nuevos estándares más precisos de conocimiento, con las habilidades y destrezas que se deben adquirir. «Tenemos un Estado ausente, con un gobierno que es muy bueno para comunicar sus preocupaciones y deseos, pero que tiene dificultades para gobernar».

Por su parte, el profesor Abelardo Carro Nava, que forma a maestros de primaria en la Escuela Normal Primaria Profesora Leonarda Gómez Blanco, en Tlaxcala, destaca la heterogeneidad en el sistema de educación normal en México. «Hay escuelas normales urbanas, estatales, normales superiores, centros de formación magisterial, hay escuelas normales rurales, y en este universo cada escuela tiene sus propias condiciones».

El maestro también coordina una red de investigadores en la zona centro del país. Eso le permite, dice, estar en constante diálogo con maestros de educación básica y superior, de modo que ha podido visualizar la enorme complejidad del sistema educativo nacional. Y las cifras que cita son devastadoras.

«Hay más de 22.000 escuelas sin baños, más de 20.000 sin luz eléctrica. En estados como Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz y Michoacán existen escuelas en condiciones precarias, así como en la zona serrana del Estado de Puebla, que no está muy lejos de Tlaxcala. 64% de las escuelas comunitarias indígenas no tienen agua potable, el 36% no tiene sanitarios, el 42% de las escuelas de todo el país no cuenta con drenaje. Y en el estado de Michoacán a 28.000 maestros no les han pagado adeudos salariales. Ellos ya declararon que no van a regresar a clases».

Algo que indigna al profesor es que para el anunciado regreso a clases, la Secretaría de Educación Pública (SEP) envió «Kits sanitizantes» a las escuelas para que se realizaran jornadas de limpieza, con profesores y padres de familia. «A escuelas con una matrícula de entre 700 y 1.200 estudiantes les mandaron 2 litros de jabón, 2 litros de cloro, tres escobas, cuatro trapeadores y un litro de gel, y les dijeron «ustedes hagan el aseo».

En amplias regiones de México campea la pobreza. En amplias regiones de México campea la pobreza.

Infraestructura insuficiente

Aunque la SEP publicó nueve lineamientos para el regreso a clases, los expertos consultados consideran que éstos son insuficientes, y que el país se encuentra polarizado con opiniones encontradas. «Los profesores comenzamos hace dos semanas actividades, hemos tenido talleres, reuniones con el Consejo Técnico para marcar la ruta pedagógica. La semana pasada, cuatro escuelas tuvieron que cerrar por casos positivos de Covid. No tenemos un protocolo de actuación y las noticias son constantes de maestros que se han ido contagiando», afirma Abelardo Carro Nava.

Pese a que las autoridades afirman que el retorno a clases presenciales no es obligatorio, el volver o no es un dilema que ha polarizado a la sociedad mexicana. Hasta un 70% de los padres y madres de familia se opone a que sus hijos vuelvan, según una encuesta de la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF).

Carmen, una madre de familia que compagina su trabajo como cuidadora y enfermera con la crianza de tres menores de 13, 12 y 10 años de edad, prefiere que sus hijos continúen su educación en línea. «Nuestro sistema educativo no está preparado para lidiar con tantos niños. Si antes de la pandemia faltaba agua en las escuelas, ahora que los contagios se han disparado, el agua es indispensable. El problema son los jóvenes, no tanto por la nueva variante Delta, más contagiosa, sino porque no se toman las medidas adecuadas; y los adolescentes, por su inexperiencia e inmadurez, no toman en serio la pandemia. Pero los hospitales se empiezan a saturar y aunque el gobierno o los medios nos quieran ocultar la información, nosotras que tenemos amigos en el sector salud, sabemos muy bien lo que está pasando. Yo no quiero que mis hijos vuelvan a la escuela presencial, prefiero que pierdan un ciclo escolar, pero que sigan sanos y vivos», afirma.

Manuel Gil Antón subraya que las encuestas indican el nivel de desconfianza y de miedo entre los padres y madres de familia, e insiste en las condiciones tan diversas existentes en un país con grandes desigualdades. El experto menciona un problema adicional. «La movilidad es un factor que va a incrementar las posibilidades de contagio. No se está previendo un menor aforo en los vagones del metro, con un estimado de más de un millón de viajes al día cuando abran las escuelas».

Las autoridades de Salud reportan más de 60.000 contagios en menores.Aunque Estados Unidos y la Unión Europea recomiendan la vacunación de menores a partir de los 12 años, en México el presidente López Obrador criticó a las farmacéuticas y dijo que no se debe ser consumistas.

Fuente: DW