Mujer policía acusa de intento de violación a su comandante y él dice que es “una feroz mentira”

La autoridad policial afirma que la acusación es parte de una campaña montada por un funcionario a quien se habría cambiado de destino.

Fuente:  https://elpotosi.net

“Yo por eso tenía temor. Yo simplemente soy una policía y él es el coronel”. Esa es una de las muchas frases que se puede escuchar en el testimonio de una joven oficial de policía que sorprendió a Potosí este viernes al acusar al comandante departamental de esa institución, Juan Carlos Alarcón, de haber intentado violarla en fecha 26 de mayo.



El acusado respondió de inmediato a esa versión y, en una comparecencia pública, afirmó que es una mentira que forma parte de una campaña desatada por una persona que fue alejada de la Policía luego de haber sido procesada por reiteradas faltas disciplinarias.

Antes de difundir esta información, El Potosí se esforzó en cumplir con todas las normas deontológicas que obligan a presentar la versión de ambas partes. Se difunde tarde por esa razón.

La acusación parte de una mujer que todavía es de bajo rango en la institución policial. Dice que es de Oruro y estudió en el Centro de Formación y Capacitación Policial con sede en Llallagua. Según su versión, fue destinada a servir en sus primeros meses en Potosí por las normas implícitas internas de la Policía.

El comandante policial niega todo. Presentándose ante los medios, lamentó que estos sean utilizados con fines de desinformar a la población. Afirma que todo tiene su origen en “una manipulación primariamente de un servidor público policial que trabajaba acá en el Departamento de Potosí y que, a su debido momento, este habría ofendido a un oficial superior, posteriormente a un jefe policial en el grado de coronel”. Por esa y otras conductas, dicho funcionario policial habría sido cambiado de destino.

En el mismo patio del comando policial, que todavía funciona en la plaza 10 de Noviembre, la mujer policía acusó a su comandante de haber intentado violarla el 26 de mayo y, luego de ese día, de haberla hostigado al punto de que estuvo detenida preventivamente por cuatro días en la cárcel de Cantumarca.

Explicó que presentó su acusación ante el fiscal policial y ofreció una testigo pero esta última habría sido amedrentada y cambió su testimonio. Con la voz quebrándose por momentos, y a punto de entrar en llanto, dijo que el coronel Alarcón le amenazó con destinarle “al último rincón del mundo”.

Alarcón respondió a esas acusaciones quitándose el barbijo, “para dar la cara”, las calificó de “una feroz mentira” y dijo que todo tiene que ver con el intento de desprestigiarlo luego de haber intentado aplicar procedimientos disciplinarios policiales en el marco de la normativa de la institución. Señaló que ese, también, es el caso de la policía que ahora le acusa. “Yo tomo acciones como corresponden ante inconductas disciplinarias de esta servidora pública”, dijo.

Pero la acusadora dio más datos. Dijo que Alarcón la amenazó con destinarla lejos porque es amigo del comandante general de la Policía Bolivia, Jhonny Aguilera.

Frente a esto, el comandante señaló que el intento de desprestigio no es solo contra él, sino contra toda su promoción, precisamente en “un momento delicado”.