Reapareció la hermana de Kim Jong-un y amenazó a Estados Unidos y a Corea del Sur

Kim Yo-jong, conocida por ser implacable y apodada la “princesa norcoreana”, publicó un artículo en el que critica duramente los ejercicios militares entre Seúl y Washington. “Nublará aún más el camino que queda por delante para las relaciones intercoreanas”, afirmó.

Kim Yo Jong suele acompañar a su hermano en actos oficiales (Foto de Archivo/Reuters)Kim Yo Jong suele acompañar a su hermano en actos oficiales (Foto de Archivo/Reuters)

 

Fuente: Infobae



Kim Yo Jong, la hermana del dictador norcoreano Kim Jong-un y considerada como una posible sucesora al poder, criticó los ejercicios militares previstos por Corea del Sur y Estados Unidos y adelantó que pueden afectar gravemente los intentos para restaurar las relaciones entre las dos Coreas, alimentados por la reciente reapertura de los canales de comunicación.

“Estoy bastante segura de que el simulacro militar, que tiene lugar en un punto de inflexión importante, se convertirá en un preludio desagradable que dañará gravemente la voluntad de los líderes del Norte y del Sur para reconstruir de nuevo la confianza nuevamente”, aseguró Kim Yo Jong, conocida por ser implacable, aún más que su hermano.

Asimismo, aseguró que estos ejercicios -que Corea del Sur y EEUU se están replanteando ante la distensión de las relaciones- “nublará aún más el camino que queda por delante para las relaciones intercoreanas”, y exigió a Seúl que adopte “una decisión audaz” y los anule. “¿Esperanza o desesperación? La decisión no depende de nosotros”, ha manifestado en un artículo publicado en la agencia oficial de noticias norcoreana KCNA, recogido por su homóloga del Sur, Yonhap.

El Norte restauró el martes las líneas de comunicación con Corea del Sur tras más de un año de suspensión en protesta por los folletos propagandísticos contra Pyongyang enviados desde el Sur. La hermana del líder norcoreano ha avisado de que no se haga una lectura apresurada, comenzando por los rumores de una posible cumbre. “Sería un juicio prematuro y descuidado”, ha avisado.

“La restauración de las líneas no es más que una reconexión física y no se le debe atribuir más significado que el tiene, porque “las especulaciones apresuradas y las interpretaciones infundadas sólo conducen a la decepción”.

Anteriormente poco conocida por los extranjeros, Kim Yo-jong se ha disparado políticamente desde que su hermano heredó el poder después de que su padre, Kim Jong-il, muriera a fines de 2011. Los Kim actuales son la tercera generación de su familia que gobierna Corea del Norte, y su liderazgo se basa en un culto a la personalidad establecido después de que su abuelo Kim Il-sung fundó el país en 1948. Su mítico linaje paektu -llamado así por el más sagrado del Norte montaña- permite que solo los miembros directos de la familia gobiernen el país.

Kim Yo-jong saltó a la fama internacional después de la diplomacia nuclear de alto riesgo de su hermano con el ahora ex presidente Donald Trump y otros líderes mundiales en 2018 y 2019. En esas reuniones, su proximidad a Kim Jong-un provocó especulaciones de que se desempeñaba como jefa de gabinete de su hermano.

Ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang 2018. Allí puede verse cómo el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y su esposa, Kim Jung-sook, saludan a Kim Yo-jong (Reuters)Ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang 2018. Allí puede verse cómo el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y su esposa, Kim Jung-sook, saludan a Kim Yo-jong (Reuters)

 

En Corea del Sur construyó una imagen como “mensajera de la paz” después de asistir a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang 2018, convirtiéndose en el primer miembro de la familia gobernante del Norte en visitar el Sur desde el final de la Guerra de Corea de 1950-53. Sin embargo, el año pasado cambió de rumbo abruptamente al lanzar duras diatribas contra Corea del Sur y presionar a Estados Unidos para que hiciera concesiones en medio de una diplomacia nuclear estancada.

Ahora, en la misma línea dura, parece estar a cargo de las relaciones con Corea del Sur, y expertos externos especularon que ella también podría estar manejando los asuntos con los Estados Unidos.

Crisis económica

La economía de Corea del Norte registró en 2020 su mayor caída desde La mortífera hambruna en la década de 1990, debido al coronavirus, a los desastres naturales y a las sanciones internacionales que han machacado al ya difícil Estado de Kim Jong Un.

El producto interior bruto se contrajo un 4,5% en 2020 en la mayor caída desde 1997, según las estimaciones del banco central de Corea del Sur, que durante años ha proporcionado la mejor contabilidad disponible de la actividad económica del hermético Estado.

El informe muestra que la economía norcoreana se contrajo el año pasado hasta alcanzar su menor tamaño desde que Kim asumió el poder a finales de 2011. El producto interior bruto cayó a 31,4 billones de wones (27.400 millones de dólares), frente a los 33,8 billones de wones del primer año de Kim al frente del país, según los datos del banco central surcoreano publicados el viernes.

La decisión de Kim de cerrar las fronteras hace más de un año debido a la pandemia ha hecho que el comercio se desplome, ralentizando el flujo con su principal benefactor, China. Las exportaciones de Corea del Norte se redujeron el año pasado en un 67,9%, hasta sólo 90 millones de dólares, mientras que las importaciones cayeron un 73,9%, según el informe del Banco de Corea.

La contracción de la economía en 2020 es la más grave de Corea del Norte desde 1997, cuando una serie de sequías, inundaciones y políticas económicas chapuceras provocaron una hambruna que se calcula que mató entre 240.000 y 3,5 millones de personas. Aunque las posibilidades de que se repita un suceso similar son mucho menores debido a que los mercados no oficiales proliferan por todo el país bajo el consentimiento tácito del gobierno, Kim advirtió el mes pasado que la “situación alimentaria se está poniendo tensa”.

Tampoco es probable que la economía repunte este año. Fitch Solutions dijo en abril que la economía de Corea del Norte apenas crecería en 2021 al permanecer las fronteras cerradas.