Gobierno ve otra forma de golpe de Estado en los actos en Santa Cruz

La ministra de la Presidencia indicó que la Gobernación no había contemplado la iza de la wiphala ni de la bandera de la flor del patujú

Fuente: El Deber

La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, dio su versión de lo ocurrido en los actos de homenaje a la gesta libertaria y aseguró que la Gobernación no tenía contemplada la iza de la  wiphala  ni de la bandera de la flor del patujú en la plaza 24 de Septiembre. Condenó también el hecho de  que no se haya permitido el uso de la palabra al presidente en ejercicio, David Choquehuanca,  lo que para la autoridad constituye “en otra forma de golpe de Estado y de ruptura constitucional”



«El pueblo que merece saber la verdad de lo que sucedió en torno a los actos oficiales del 24 de septiembre (…) Días antes, desde el 20 de septiembre, un equipo ceremonial del Estado Plurinacional tomó contacto con el equipo de protocolo de la Gobernación como se hace siempre, pero lamentablemente desde el primer momento se buscó imponer desde la Gobernación cómo debían ser estos actos, señalando que las autoridades del Gobierno eran invitadas a un acto que ya estaba prácticamente definido y parte de esto tuvo ver con los símbolos patrios”, refirió Prada.

Señaló que la posición del Gobierno nacional desde el primer momento fue que en los cuatro mástiles estén la bandera nacional, la bandera de Santa Cruz, la wiphala y la bandera de la flor del patujú. Sin embargo, indicó que la Gobernación “no quiso que vaya ni la wiphala ni la bandera del patujú y prefirió que en los cuatro mástiles estén repetidas la tricolor boliviana y la bandera Santa Cruz».

“Hasta el último momento nosotros insistimos en nuestra posición de que se respete lo que está establecido en la Constitución y la Gobernación dio por cerrado el tema, porque el gobernador así lo había determinado: que no iban a estar ninguna de estas banderas, haciendo referencia a la wiphala y a la bandera del patujú”, sostuvo.

Asimismo, calificó de terrible el hecho de que se le haya negado el uso de la palabra al vicepresidente del Estado, lo que para ella “devela ese rostro de intolerancia, de racismo y de golpismo”. “Al más puro estilo de un rey colonial decide de manera unilateral no dar la palabra al indio, al indígena, al presidente en ejercicio. Ahí mostró su desprecio al indígena y al aymara”, sostuvo refiriéndose al gobernador de Santa Cruz.  

Agregó que «esto se constituye en otra forma de golpe de Estado y de ruptura constitucional porque no se ha respetado a las autoridades democráticamente elegidas”, por lo que las instancias correspondientes ya han iniciado una investigación.