Salomón Eid: “Combinamos la innovación de las startups y el volumen de las pymes”

En un nuevo episodio del espacio digital “De Frente con Oscar Ortiz”, Salomón Eid habló sobre las principales características de la ASEB (Asociación de Emprendedores de Bolivia), la evaluación del ecosistema de las startups y las oportunidades de la economía digital para los nuevos emprendimientos de base tecnológica.

Fuente: Muro de Oscar Ortiz



Eid es abogado formado en la UPSA, con una maestría en derecho por la Universidad de Berkeley, California. Está a cargo del asesoramiento en tecnología en la firma PPO Abogados y preside la ASEB, de reciente creación.

“Nos caracteriza un fuerte enfoque en tecnología. La ASEB es una entidad que promueve políticas públicas para facilitar la vida del emprendedor en Bolivia. Cuidamos el éxito de nuestros socios, buscamos que salgan de la Asociación emprendimientos exitosos que sirvan de inspiración para quienes vienen después de nosotros. El 80% de nuestros socios son startups y tenemos también un fuerte componente en pymes. La combinación entre la innovación de las startups y el volumen que tienen las pymes puede potenciar mucho el cambio en Bolivia”, remarcó.

Eid dijo que entre sus prioridades están las relaciones con otras entidades y con el Estado, para avanzar en la causa de las pymes. “Participamos en el proyecto de Ley de Emprendimiento que fue presentado al gobierno en el 2020, con varios pilares: hacer que registrar una empresa sea menos burocrático, conectar el mundo de la academia y el mundo de los negocios, hacer que el sistema migratorio sea más amigable con quien quiere venir a emprender o investigar, y tener un interlocutor estatal”, precisó.

Sobre el ecosistema emprendedor en Bolivia, indicó que existen desafíos desde el punto de vista legal y que “los incentivos de ser formal no le ganan a la informalidad; esto tiene mucho que ver con la burocracia, con la presión tributaria en la etapa temprana del emprendimiento. Resolviendo cosas puntuales con pequeñas victorias normativas se puede mejorar mucho, como hacer que se pueda establecer una empresa en un día”.

Salomón Eid destacó el “ímpetu para emprender del boliviano, con mucha gente joven que quiere armar su propio negocio a pesar de las adversidades”. Sobre el financiamiento de los emprendimientos de base tecnológica, señaló que no requieren tanta inversión en tiempo y dinero como una empresa tradicional, y muchos recursos, como el software contable o el almacenamiento en la nube, están disponibles en internet.

“El sector financiero en Bolivia todavía está adaptándose a interactuar con este tipo de emprendimientos. Es un aprendizaje que se va a desarrollar en los próximos 2 a 3 años. Si saben entender este mercado puede irles muy bien”, opinó.

El presidente de ASEB acotó que “en el eje troncal está habiendo una mayor sofisticación sobre cuál es el tipo de instrumento apropiado para recibir un financiamiento, no necesariamente es deuda o comprar cuotas de capital. Están los acuerdos estándar para compra de acciones en el futuro, que son promesas de vender acciones sujetas a que sucedan ciertos eventos, por ejemplo que se acceda a una ronda de inversión por encima del millón de dólares. En otros casos, hay bolivianos que están en otras partes del mundo y deciden invertir en emprendimientos en Bolivia a los que les ven potencial. También hay de 5 a 10 emprendimientos en el país que han recibido inversiones millonarias, pasando por rondas de financiamiento que les van a permitir crecer exponencialmente”.

En las conclusiones, Oscar Ortiz dijo que “es positivo que se aglutinen quienes están en este mundo del emprendimiento de base tecnológica” y subrayó la necesidad de “seguir mejorando las condiciones en el ámbito legal, tributario y en el acceso al financiamiento”.