Albarracín: El Gobierno anuló el decreto de «impunidad» porque podría traerle problemas

El secretario Jurídico de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APHB)-La Paz, y uno de los afectados por los grupos de choque de 2019, Franco Albarracín, dijo que el Gobierno abrogó el Decreto Supremo 4461 (que daba amnistía a los grupos afines al MAS) porque podía traerle problemas con aquellas personas que fueron afectadas por los disturbios que causaron dichos sectores.

En un contacto con Brújula Digital, Albarracín, consideró que el gobierno de Luis Arce no quería “problemas a futuro” con familias –como la de él, que perdió su casa porque grupos de choque la quemaron durante los conflictos políticos-sociales en la gestión 2019–, que podían iniciar procesos contra las personas afines al Movimiento Al Socialismo.



“Desde mi punto de vista, tal vez, considero que el Gobierno conoce esa norma podía llevar a traerles problemas más adelantes, me refiero a que podía motivar a la gente, en caso de que hayan beneficiado a personas con la amnistía o indulto, podía motivar más adelante a personas afectadas con esa norma, una denuncia tanto nacional, como internacional”, aseveró el secretario de la APDH-La Paz.

Asimismo, dijo que otro factor para la abrogación fue la recomendación que realizó el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, quienes consideraron que la amnistía está asociada a la impunidad y a la obstrucción de la verdad.

“Desde la perspectiva de los derechos humanos, la amnistía no es, en principio, un buen instrumento. Es una medida asociada a la impunidad y a la obstrucción del esclarecimiento de la verdad y puede ser inadecuada para atender a la finalidad de revisar la situación de personas procesadas sin respeto a su derecho al debido proceso legal”, menciona parte del documento emitido en el mes de agosto.

“Se supone que esa abrogación emerge de una solicitud directa del GIEI, que ha exigido en sus resoluciones al Gobierno, abrogar esa ley porque obviamente iba en contra de tanto la norma boliviana CPE y en instancias internacionales porque generaba impunidad a determinado sector, que era coincidentemente era afín al MAS, que pudieron haber sido denunciados por graves violaciones a los Derechos Humanos”, afirmó Albarracín.

La familia de Franco, hijo del exrector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín, sufrió la quema de su vivienda el 10 de noviembre, cuando en el país se producía una serie de hechos de vandalismo que también afectó a la Alcaldía de La Paz, que sufrió la quema de los buses Pumakataris, que explotó luego de la renuncia del entonces presidente, Evo Morales.

Al respecto, Albarracín hijo indicó que aún siguen con los procesos contra los dos sindicados por la quema de domicilio, y recomendó al Gobierno municipal hacer lo mismo contra los grupos que presuntamente eran dirigidos por el exrepresentante de la Federación de Juntas de Vecinos de La Paz, Jesús Vera.

Fuente: lostiempos.com