ANP observa un recrudecimiento de los ataques a la prensa independiente y el ahogamiento económico

En apenas tres días, dos autoridades de Gobierno han apuntado contra medios independientes para criticar la labor informativa que desempeñan. Tanto el ministro de Justicia, Iván Lima, como el procurador General del Estado, Wilfredo Chávez, publicaron mensajes en sus redes sociales mencionando explícitamente a medios de comunicación.

El presidente de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), Marco Dipp, se muestra poco optimista con el escenario que se avecina y augura nuevos ataques a los medios en los próximos días o semanas. «Es evidente el discurso hostil del Gobierno hacia periodistas y medios de comunicación», afirma Dipp antes de agregar que «se volverá más agresivo con el tiempo».

El titular de la ANP participó en el programa ‘Influyentes’ que se emite de lunes a viernes en EL DEBER Radio para analizar los ataques reiterados del oficialismo en contra de los medios de comunicación que no se muestran sumisos a su línea.

La presión ante los medios independientes también recae en «el criterio selectivo en la asignación de publicidad del Estado a los medios privados como herramienta de premios y privilegios (con dinero público), lo cual no es aceptable», dice.

La fase de «asfixia económica» en contra de los medios independientes y libres combina con «el encasillamiento a los medios entre los que son oficialistas y opositores» para «castigar» a los periodistas que no replican el mensaje del Gobierno, dice Dipp.

«El interés del ejecutivo es convertirlos en repetidores o amplificadores de una narrativa oficial, gubernamental y política», añade. Para el titular de la ANP, «la fabricación de narrativas que quieren ser impuestas a través de los medios es parte de la postverdad» que criticaba el ministro Lima.

El país se encamina hacia un escenario semejante a 2009 cuando se discutía un artículo cuestionable incluido en «una ley noble» para luchar contra el racismo y discriminación. «Tenemos una aparente vigencia de la libertad de expresión y de prensa en el país, pero las agresiones y los actos hostiles del Gobierno nos hacen pensar que se va a tornar complejo el escenario», alerta Dipp.

Como responsable máximo de la ANP, destaca la actitud de «informar con honestidad y aproximarnos rigurosamente a la verdad». Fruto de ese trabajo bajo «criterios de calidad», los medios independientes logran la credibilidad de las audiencias.

A pesar del oscuro panorama que se avecina para los medios, Dipp asegura que «no se permitirá que la presión altere el trabajo» y reitera el compromiso en «la defensa de la verdad y de una información más confiable».

También desmerece las acusaciones de «parcialidad» en contra de la labor que realiza la ANP y resalta la amplitud de sus reportes sobre la situación de la libertad de prensa y de expresión en el país.

Dichos reportes, matiza, son documentos utilizados por la ONU, la CIDH e, incluso, el Grupo de Investigación de Expertos Independientes (GIEI) que emitió su informe sobre la crisis política del país en 2019.