Cochabamba espera la cuarta ola con 3 cambios

Cercado ya tiene una planta de oxígeno; renovaron contrato con personal y más del 50% de gente está vacunada.
Personas caminan por la calle protegidas con barbijos. DICO SOLÍS
Personas caminan por la calle protegidas con barbijos. DICO SOLÍS

Cochabamba espera la cuarta ola de coronavirus con al menos tres cambios respecto al anterior brote.



Uno de ellos es que Cercado, municipio en el que se concentra la mayoría de casos de coronavirus, ya tiene una planta de oxígeno.

Esa infraestructura inaugurada en julio en el Hospital del Norte puede recargar hasta 200 cilindros de oxígeno al día.

Con esta cifra se prevé cubrir la demanda de los enfermos. Otros municipios del Eje Metropolitano de Cochabamba están a poco de consolidar un espacio similar, por ejemplo, Quillacollo.

Otra mejora en el sistema de salud, de cara a la cuarta ola, es el personal. Si bien no es suficiente, al menos tienen contratos por cuatro años.

El mes pasado, el Ministerio de Salud renovó el contrato con 776 médicos, muchos de ellos ven casos COVID.

Finalmente, otro cambio es el nivel de inmunización contra la COVID-19. En la actualidad, más de 50% de la población está vacunada y apuntan a que este porcentaje mejore cuando haya un repunte de casos positivos.

SITUACIÓN

Las autoridades sanitarias pronosticaron la cuarta ola para este mes, pero, ahora, consideran que llegará en noviembre.

El intervalo interepidémico puede extenderse aún más, siempre y cuando se mantengan las medidas de bioseguridad.

Sin embargo, hay muchas personas que están bajando la guardia y las consecuencias se evidencian en las cifras. El miércoles, Cochabamba se salió del margen de seguridad, porque registró más de un centenar de contagios. Además, después de varios días sin fallecidos, ocurrieron dos decesos a causa de la enfermedad.