Fuego pone en riesgo reproducción de 2 mil aves de 30 especies en Alalay

Los cientos de aves que volvieron ayer a las zonas quemadas de la laguna Alalay en busca de sus nidos y de los totorales en los que habitaban difícilmente elegirán este lugar para reproducirse por el temor y su gran pérdida.

José Balderrama, el biólogo y ornitólogo que hizo varios censos de aves en la laguna Alalay, manifestó el incendio sucedió en plena época reproductiva de las aves.



“Justamente estábamos entrando en la época reproductiva, algunas de las aves ya estaban con crías, con huevos y cuidando. Entonces, muchas de ellas anidan en las totoras. Un incendio en esta época es muy peligroso, porque mueren muchos individuos, pero además va a comprometer la época reproductiva”, explicó.

Al menos 2 mil aves de unas 30 especies entre residentes y migratorias de la laguna Alalay se vieron afectadas por el desastre ambiental.

En su mejor etapa, antes del dragado de la laguna en 1999, este lugar llegó a tener hasta 5 mil aves o individuos. Entre las más conocidas están los ibis, la polla de agua, las gaviotas, los patos, la gaviota y las garzas.

Otra consecuencia de la destrucción de las totoras será que muchas aves se irán.

“El lugar quemado justamente era uno de los que se había destinado para preservar la reproducción”, agregó.

A ello se suma que muchas de las aves son residentes, como los totoreños y siete colores que anidan en este tipo de totoras. “Ellos seguramente han perdido sus nidos y las crías que tenían y sus huevos. Muchas de las aves, como el incendio fue de noche, probablemente han muerto asfixiadas y quemadas”, explicó.

Si bien esas dos especies son las más damnificadas, también están las garzas, como la garza nocturna, la garza bueyera y otras. El fuego también afectó a otros animales silvestres como conejos y reptiles.

“Probablemente anidan ahí y les ha afectado bastante. También hay especies acuáticas como los patos o chocas que también anidan cerca de las totoras para buscar protección”, dijo.

Manifestó: “No es un daño que sea sólo para esta época, sino unas dos o tres épocas van a estar sin anidar por el miedo que genera el incendio de la laguna.

Falta de manejo

El biólogo observó la falta de manejo de la vegetación en la laguna, debido a que no se hizo una cosecha de totoras y cortafuegos antes de la época seca. Sin embargo, se requiere un trabajo integral para mejorar la calidad del agua de la laguna y controlar la población de canes que también son una gran amenaza para las aves.

El incendio se constituye en un nuevo llamado de atención sobre la situación de la laguna Alalay, que en 2016 ya se vio afectada por un desastre a causa de la mortandad de peces por la contaminación del agua.

En tanto que, en 2015, un incendio arrasó 25 hectáreas y entonces se detuvo a un indigente como el autor confeso de la quema.

Los servicios ambientales 

La laguna Alalay, pese a estar altamente contaminada por el ingreso de aguas residuales, presta varios servicios al ecosistema local. A continuación, los principales identificados por los ambientalistas.

Protección contra inundaciones. 

Se formó para desviar el agua del río Rocha, que solía anegar la ciudad en época de lluvia. También sirve para controlar los rebalses de la represa de La Angostura.

Dotador de humedad. Al ser Cochabamba una región seca, recibe aporte de humedad.

Recicla aguas. Asimila los nutrientes que ingresan a través de desagües y canales conectados con textileras y otros emprendimientos.

Fuente: lostiempos.com