Ibo Blazicevic Rojas: “Se advierte mayor intervención del Estado, vía arquitectura jurídica”

Entorno. Afirma que el incremento de precios de los commodities y el aumento en los volúmenes de venta de gas, oro y oleaginosas generó el superávit positivo. Nota que lucha contra el contrabando es aún insuficiente

Fuente: El Deber

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI) insta a los administradores del poder central a coordinar, dialogar y consensuar con los actores de la sociedad civil antes de implementar leyes para evitar paros o afectación a la inversión, producción y empleo en el país. Ve un efecto rebote estadístico en el crecimiento de la economía.



_Usted dijo que el sector afronta la mayor crisis industrial de los últimos 40 años, ¿percibe que mejoró o empeoró el entorno en un ciclo en el que el Gobierno refleja reactivación económica?
El contexto económico va recuperándose gradualmente, aunque por debajo de las expectativas y del comportamiento de la economía en la región sudamericana. Al primer semestre de 2021, Bolivia registra una tasa de crecimiento de su PIB del 9,36%; por debajo del crecimiento de Perú (20,9%), Uruguay (11,3%), Argentina (10,3%), Chile (8,8%) y Colombia (8,8%).

Se trata de un crecimiento económico producto del efecto rebote estadístico tras la contracción de la economía en 2020 del -9,11%, a su vez, obedece al incremento de los precios de los commodities en el mercado internacional y la inversión pública de $us 4.011 millones para la presente gestión.

_El Gobierno atribuye que las medidas implementadas para reactivar la economía (bonos, programas, normas y créditos) contribuyeron a dinamizar la economía, ¿usted cree que esas políticas incidieron?
Como señalé, el crecimiento del 9,36% es resultado combinado de la expansión del sector externo y del mayor gasto público. La apertura gradual del comercio exterior por los mayores porcentajes de vacunación a escala global y la recuperación de los precios de los commodities han permitido un saldo positivo en balanza comercial en los primeros ocho meses de 2021. A agosto de este año, el superávit comercial llegó a $us 1.360 millones, cuando a finales de 2020 se tenía un déficit comercial de $us 65 millones. El incremento de precios de los commodities y el incremento en los volúmenes de venta de gas, oro y oleaginosas generó el superávit positivo. A su vez, la expansión de la inversión pública proyectada para 2021 en $us 4.011 millones permite la reanimación económica.

Sin embargo, tenemos un crecimiento económico por efecto de la expansión del ciclo externo y por la inversión y gasto público vía incremento del endeudamiento, lo cual genera un déficit fiscal para 2021 estimado en -9,74% del PIB.

_En las últimas semanas el Gobierno aprobó leyes orientadas a ejercer mayor control en las actividades económicas-empresariales, ¿cuál es el riesgo o qué consecuencias podría acarrear en las actividades del sector?
Se advierte una mayor intervención del Estado en las actividades económica vía una nueva ‘arquitectura jurídica’ que vienen implementado. La Ley de Fundempresa, del INE, de Fortalecimiento de Lucha contra la Corrupción, de Derechos Reales y de Grandes Fortunas, entre otras leyes aprobadas y en curso, evidencian un Estado que busca intervenir en la libertad y en la propiedad privada tanto de las personas naturales como jurídicas.

El Estado debe coordinar, dialogar y consensuar con los actores de la sociedad civil la implementación de la nueva arquitectura jurídica para evitar paros o afectación a la inversión, producción y empleo en el país.

_Usted siempre fue crítico de la gestión que encara la Aduana y el Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando, en el combate al flagelo del tráfico ilegal de mercancía, ¿cree que se avanzó en esta temática?
Se advierte un mayor trabajo tanto de la Aduana y del Viceministerio de Lucha al Contrabando; sin embargo, por sus carencias de financiamiento, infraestructura escasa y normativa no adecuada la lucha al contrabando es aún insuficiente.

Hemos entablado diálogo con la presidenta de la Aduana para impulsar un trabajo más activo. A su vez, hemos suscrito un convenio con el Viceministerio de Lucha al Contrabando para coadyuvar con equipo y alimentos a esta institución que lucha en las fronteras con mecanismos de interdicción.

_¿Qué políticas o incentivos debe activar el Gobierno para aliviar a las industrias del país?
El sector ha elaborado una propuesta para Bolivia con la identificación de 27 tipos de políticas, tanto sectoriales como generales para impulsar la industrialización de Bolivia. La propuesta de política pública, en el mediano plazo, destaca la actualización de la normativa tributaria, laboral y de inversión en el marco de un Estado promotor de la iniciativa privada.

En el corto plazo, se debe trabajar en la lucha contra el contrabando, transformación de las empresas hacia la revolución industrial 4.0, apertura de mercados, desburocratización del sector público, dotación de mayor infraestructura logística y de transportes, entre otros factores para la industrialización. El objetivo es incrementar la productividad y competitividad de las industrias para insertarnos en las cadenas de valor internacional.