Manifestantes rechazan injerencia política y suman adeptos contra la Ley 1386

El rechazo a la Ley 1386 de Estrategia Nacional de Lucha contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y Financiamiento al Terrorismo ha tenido diferentes facetas, donde priman las masivas marchas que exhiben el poder de los sectores a los que el Gobierno no puede apaciguar y que muestran un rechazo unánime a la normativa vigente.

El tema es que hasta el momento no se logra un consenso con los sectores movilizados, que están encabezados principalmente por transportistas y comerciantes. Una masiva marcha se registró la mañana de este jueves en la capital cruceña, con cánticos y petardos rechazaban la Ley 1386. 

«Muerte a la ley 1386», fue la arenga de los gremiales cruceños y sectores que se plegaron a la protesta y cargaron con una caja negra  que hacía referencia a un ataúd, exponiendo la muerte de la norma vigente.

La misma figura se detectó en el centro de la capital paceña, donde los dirigentes insisten en que no persiguen fines políticos como pretende dar a entender las autoridades nacionales para minimizar las protestas.

Una masiva concentración de gremiales se dio en El Alto. Los marchistas llegaron hasta la sede de Gobierno, en tanto que las plataformas cívicas se reúnen en el nudo Villazón, en inmediaciones de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia.

Durante la marcha, en La Paz se registró un incidente. Dos hombres casi terminaron a los golpes, luego de uno que uno de los marchistas recibiera un cabezazo por parte de otra persona ajena a la movilización. El hecho no pasó a mayores, tomando en cuenta que los sectores aducen que es una protesta pacífica.

El foco está en la Ley 1386 y, pese a que la comisión de Constitución de la Cámara de Senadores aprobó justamente este mismo 20 de octubre el “retiro” del proyecto de ley contra la legitimación de ganancias ilícitas y financiamiento al terrorismo, las movilizaciones no bajan de tono.

Mientras tanto, los sectores cuentapropistas han hallado nuevos respaldos la llamada ‘ley madre’.

En la capital cochabambina priman los bloqueos y marchas que también se concentran en el centro de la ciudad, al igual que en Potosí, donde las movilizaciones son más radicales con un paro al que se sumó el Comité Cívico Potosinista. Tarija también toma parte en la demandas

Entre los nuevos sectores que se han manifestado se encuentra el Comité Nacional por la Defensa de la Democracia (Conade), ente que observa 11 puntos de la Ley 1386 y se suma al pedido abrogación, al que ya se habían referido anteriormente. El conglomerado sentencia que se trata de una norma que busca “imponer un totalitarismo económico y financiero en contra de la sociedad civil”.

“El propósito de la misma es generar acciones de inteligencia financiera contra la población, control de las actividades económicas del pueblo, persecución y amedrentamiento, eximiendo de todo este proceso a la principal actividad ilegal generadora de ganancias ilícitas, cual es el narcotráfico”, reza la denuncia.

Además, desde el Conade indican que no hay una lucha genuina contra las ganancias ilícitas al no haber una clara persecución penal del narcotráfico.