Ministro Del Castillo retira su apoyo a Alanes y recibe críticas del oficialismo y de la oposición

Fuente: El Deber



Luis Marcelo Tedesqui Vargas / La Paz

 

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, retrocedió y retiró su apoyo a la actual dirigencia de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), de La Paz, dirigida por Arnold Alanes. Ese apoyo desató una guerra que ya lleva 11 días y piden su cabeza.

Oficialistas y opositores criticaron al ministro de Gobierno por esa injerencia. El diputado del MAS Rolando Cuéllar solicitó imparcialidad. “En vez de apoyar a uno o a otro sector, lo que tiene que hacer es coordinar con los dos o tres bandos en conflicto para pacificar y buscar que este conflicto llegue a su fin”.

Mientras tanto, la asambleísta opositora Lisa Claros señaló que el ministro, al apoyar a uno de los bandos fue quien desencadenó este conflicto. Por ello, pidió la cabeza de Del Castillo y aseveró que “el presidente Arce debe relevar de su cargo al ministro, porque en vez de solucionar, ha complicado todo”, señaló la legisladora.

El 21 de septiembre, Del Castillo reconoció a Alanes como presidente de Adepcoca, con lo que relegó a otras dos facciones, una oficialista y la otra opositora, y desencadenó una guerra que ha convertido a los barrios de Villa Fátima, Chuquiaguillo y Villa El Carmen en el campo de batalla.

En medio de este conflicto, que ya provocó decenas de heridos, Alanes anunció que se realizará una Asamblea de socios el lunes 4.

El dirigente Alanes convocó a una asamblea para el lunes. El ministro señaló que en esa reunión se definirá si se cambiará de presidente o no. Alanes le respondió que no se discutirá su liderazgo.

“Hemos visto que esa asamblea ha determinado como presidente al señor Arnold Alanes y seguramente la nueva asamblea del lunes determinará si sigue a la cabeza de Adepcoca o se llevarán nuevas elecciones, esto es un tema privado, no tiene nada que ver con el Gobierno”, insistió.

Para soltar la papa caliente, Del castillo aseveró este jueves que el Gobierno no apoya a ninguna persona en Adepcoca y que, mediante la Policía, se realiza el resguardo del municipio de La Paz y así evitar el enfrentamiento.

“Este Gobierno no está apoyando a ninguna persona, simplemente estamos resguardando las instalaciones de Adepcoca. Nunca hemos respaldado a nadie, este es un tema totalmente privado. Hemos sido respetuosos de lo que determinó la Asamblea. Este es un tema privado, no tiene nada que ver con el gobierno nacional”, afirmó Del Castillo.

El dirigente Alanes aclaró al ministro que su liderazgo se consolidó en una asamblea, y que definitivamente no está en discusión. El dirigente manifestó que el objetivo es lograr un reencuentro “entre hermanos para pacificar al sector cocalero paceño”.

Por su parte, el dirigente del Comité de defensa de Adepcoca, Wilder Alanes, convocó a una reunión paralela el mismo lunes. “Este señor (Alanes) puede reunirse con sus amigos, si es que quiere. Nosotros veremos los mecanismos para recuperar Adepcoca”.

El ministro negó también que la Policía esté resguardando el mercado de Adepcoca, sino las calles alrededor del centro paceño. “Estamos evitando enfrentamientos entre ambos bandos. Esta gente no está yendo a dialogar, está yendo con dinamita”, agregó.

El comandante de la Policía, Johnny Aguilera, señaló que de ninguna manera la Policía ha hecho uso excesivo de gases lacrimógenos en el conflicto. Denunció, igual que el ministro, que son los cocaleros enfrentados los que están utilizando dinamita. Del Castillo los denominó como “grupos irregulares” y señaló que no permitirá excesos.

Por su parte, la agrupación opositora Comunidad Ciudadana envió una carta al Alto Comisionado por los Derechos Humanos de Naciones Unidas para denunciar el excesivo uso de la fuerza y de agentes químicos en la represión policial. El oficialismo replicó que con esta acción está claro que lo que busca la agrupación de Carlos Mesa es debilitar al Gobierno.

Este jueves hubo una tregua en los enfrentamientos entre el sector que busca recuperar Adepcoca y el que está actualmente al mando. Una dinamita produjo el miércoles un apagón que incluso afectó al hospital de La Merced. Ese hecho arriesgó la vida de pacientes y causó zozobra. Los vecinos claman para que la violencia se detenga.