Rolando Cuéllar, diputado del MAS: «La marcha indígena quedó en nada»

El diputado oficialista acusa a Marcial Fabricano de politizar la marcha y venderse a los cívicos. Asegura que el MAS contribuyó con donaciones a los marchistas

El diputado del Movimiento al Socialismo (MAS) Rolando Cuéllar arremete contra el líder indígena de tierras bajas, Marcial Fabricano, a quien acusa de «venderse a los cívicos» y «politizar» una marcha que «quedó en nada». Los marchistas llevan una semana en la capital cruceña y esperan la atención del presidente Luis Arce para iniciar el diálogo sobre los 15 puntos propuestos en la Agenda Nacional.

En opinión de Cuéllar, los marchistas «son manipulados por el Comité Cívico», que los «ha dejado botados» en las instalaciones de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno. El asambleísta participó en ‘Influyentes’, el programa matinal que se emite por EL DEBER Radio.

La marcha indígena llegó a la capital cruceña el pasado jueves, tras 37 días de caminata desde Trinidad (Beni). Los últimos días, el ejecutivo trató de iniciar un diálogo mediante el viceministro de Seguridad Ciudadana, Roberto Ríos. También el ministro de Tierras, Remmy González, invitó a los representantes de la marcha para un encuentro en Dripevcon, pero los marchistas rechazaron la representación y reclaman la presencia del presidente Luis Arce.

«Han rechazado el encuentro con el ministro del área. Eso es un capricho», dijo Cuéllar. Además, insiste en un reclamo que se ha repetido desde el oficialismo sobre la ausencia de un pliego petitorio o documento que refleje las demandas de los marchistas.

Sin embargo, el pasado jueves, la presidenta de la comisión de Naciones y Pueblo Indígena Originario de la Cámara de Diputados, diputada Toribia Lero (CC) oficializó la entrega de los 15 puntos demandados por los marchistas.

Cuéllar desmerece el valor de la protesta indígena al tildarla de «política» y «vendida a los cívicos». Sobre Marcial Fabricano dijo que «es un librepensante, debería dejar de politizar el tema».

Curiosamente, este fin de semana, el presidente se reunió con la dirigencia de la Cidob orgánica, afín al oficialismo y señaló que no contaba con tiempo para atender a los indígenas movilizados en la UAGRM.

Ante la demora en la instalación de una mesa de diálogo, Cuéllar recalca que como «indígenas, tienen sus derechos» y «he sido el primero en decir que no vamos a responder con otro Chaparina (en referencia a la represión de la VIII marcha indígena en 2011)». Asegura que como partido político, el MAS respondió a la marcha con ambulancias, comida y ayuda.