Gobierno de Ecuador demanda uso de fuerza ante crisis carcelaria

«Yo mismo asumiré la coordinación nacional de las fuerzas del orden», mientras que la seguridad ciudadana pasará a ser «la prioridad número uno del despacho presidencial», dijo Guillermo Lasso.

El Gobierno de Ecuador anunció este lunes (15.11.2021) que aprobará unas normativas para que pueda garantizarse el uso progresivo de la fuerza, con el objetivo de encarar asuntos como la crisis carcelaria, que el pasado 13 de noviembre dejó más de sesenta reos muertos en un centro penitenciario de Guayaquil.



En un mensaje a la nación, el presidente Guillermo Lasso dijo que para garantizar que «la fuerza pública cuente con las herramientas necesarias para la defensa ciudadana y el control de los sistemas carcelarios», se aprobarán «normas para el uso progresivo de la fuerza», que no explicó.

Algo similar ya fue negado en mayo pasado por la Corte Constitucional, que declaró como ilegal un reglamento para el uso progresivo, racional y diferenciado de la fuerza por parte de soldados y que fue presentado durante el Gobierno del expresidente Lenín Moreno, antecesor de Lasso.

El actual mandatario, que ha recogido muchas de las estrategias de Moreno, declaró que también atacará la raíz del problema carcelario: las mafias del narcotráfico que intentan controlar el sistema penitenciario. «Ellos no podrán seguir eludiendo sus responsabilidades penales, escondiéndose detrás de sus secuaces» y, por ello, en la normativa penal se propondrá la tipificación del nuevo delito de «autoría por dominio de organización», por el que los jefes mafiosos «pagarán por los delitos que ordenen cometer».

Según Lasso, el Estado -en la crisis carcelaria- ya no se enfrenta a delincuentes comunes, sino «a los más grandes carteles de la droga de todo el mundo, que han visto cómo aquí, hasta hace algunos meses, podían operar sin mayor resistencia». Se trata de «grandes organizaciones con modernas infraestructuras, sofisticadas armas, complejas plataformas tecnológicas y respaldadas por un músculo económico que rivaliza con los presupuestos de seguridad de muchos estados», aseguró el mandatario.

«Yo mismo asumiré la coordinación nacional de las fuerzas del orden», mientras que la seguridad ciudadana pasará a ser «la prioridad número uno del despacho presidencial», explicó el gobernante y destacó la operación militar y policial desplegada este lunes en torno a la Cárcel Número 1 de Guayas, conocida como La Penitenciaría de Guayaquil, escenario de la masacre del pasado sábado. «Las fuerzas del Estado estarán presentes de manera indefinida en dicho centro carcelario para ejecutar acciones de control de accesos, de los perímetros externo e interno, y todo lo necesario para imponer el orden», añadió el presidente.

El gobernante dijo estar seguro de que los esfuerzos de su Gobierno contra la inseguridad «trascenderá fronteras» y expuso que en el combate al narcotráfico cuenta con el apoyo de países como Colombia, España, Estados Unidos, Israel y Reino Unido, así como de organizaciones internacionales como Naciones Unidas y la Unión Europea.

ama (efe, el universo, el comercio)

Fuente: dw.com