30 años de cárcel para pareja que asesinó a dos niños con un combo

Los pobladores de Sabaya realizaron un rastrillaje por el lugar y aprehendieron a los agresores que fueron puestos a disposición de las autoridades competentes.

El Fiscal Departamental de Oruro, Gonzalo Álvarez, anunció este lunes que el Ministerio Público demostró la culpabilidad de Osmar Pablo Rodríguez Alarcón de 29 años de edad y Dilmar Verduguez Pérez 28 años, por su autoría en el delito de Infanticidio contra dos niños de 11 y 9 años.



Las víctimas fueron atacadas brutalmente por los agresores, quienes les golpearon en sus cabezas repetidamente hasta causarles la muerte, lo cual suscitó la sentencia del Tribunal de Sentencia Segundo que dictó 30 años de prisión el penal de San Pedro de Oruro.

“En el desarrollo de la audiencia, el Ministerio Público ofreció las pruebas consistentes en las declaraciones testificales, pericia en genética forense emitida por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), el cual demostró de manera científica que en la ropa de los ahora sentenciados existía ADN de las víctimas, entre otros elementos que fueron valorados por los miembros del Tribunal que emitieron condena para los autores”, dijo Álvarez.

El Fiscal del caso, Normand Llave, detalló que el 9 de febrero del año 2020, los padres y sus cuatro hijos retornaban en su vehículo desde Pisiga hacia Oruro, luego de vender cerveza, cuando horas más tarde los hijos de 11 y 9 años subieron a dormir en la parte de atrás del camión, que estaba cubierto con una lona, mientras el padre, la madre y sus otros dos pequeños se quedaron en la cabina.

Cuando llegaron al sector de Sabaya, los dos imputados subieron al vehículo, cortaron la lona e ingresaron a la carrocería donde descansaban los menores y procedieron a golpearlos utilizando un combo.

Según las investigaciones, el padre de las víctimas escuchó ruidos extraños y al ver que una parte de la lona se había desprendido, salió a revisar y encontró a dos sujetos que al ser descubiertos se dieron a la fuga, después observó que sus hijos estaban sin vida.

Horas más tarde los pobladores de Sabaya realizaron un rastrillaje por el lugar y aprehendieron a los agresores que fueron puestos a disposición de las autoridades competentes.

Según el certificado médico forense emitido por el IDIF, el niño de 9 años murió por lesión de centros nerviosos superiores, fractura multifragmentaria con hundimiento de hueso temporoparietooccipital izquierdo y traumatismo cráneo encefálico abierto, mientras que el niño de 11 años por lesión de centros nerviosos superiores, hemorragia cerebelosa derecha, fractura multifragmentaria de región occipital derecho y base de cráneo derecho y traumatismo cráneo encefálico abierto.

 

Fuente: Red Uno