Activista y excívico tarijeño admite que está en la clandestinidad para resguardar su vida

Baldivieso se dio a conocer porque salió en defensa del canillita Hilarión Yebara, quien era atacado por los Ramallo, y dice su reacción fue como cualquier ciudadano lo hubiese hecho en ese momento.
David Maygua

Claudio Baldivieso, activista de derechos humanos y excívico de Tarija, continúa en la clandestinidad para proteger su vida por las amenazas provenientes del entorno de la familia Ramallo y de militantes del MAS después de la gresca que se produjo el primero de este mes, cuando el gobernador cruceño Luis Fernando Camacho llegó a la capital chapaca.

«Tomé la decisión por los constantes amedrentamientos y advertencias ese día, durante la tarde y noche, a través de llamadas. Por eso estoy en la clandestinidad y no volví a mi casa porque considero que soy un perseguido y mi vida sigue peligrando», dijo Baldivieso en contacto con El DEBER.

El activista de derechos humanos y estudiante universitario de Derecho se mudó a otro lugar más seguro desde el primero de este mes y al día siguiente se comunicó con sus progenitores para explicarles sobre su decisión luego que lo habían reportado como desaparecido.

Baldivieso reafirmó que el hecho de estar en la clandestinidad es por estrategia para resguardar su vida y no exponerlos a su padre y madre.

«Estoy en Tarija y no me fui a ninguna parte ni estoy pensando en irme del país. Si hay una notificación formal voy a salir a defenderme, ya que me acusan de una cosa que nada que ver», expresó el activista.

Negó que haya golpeado con algo contundente (piedra) al hijo del exsecretario ejecutivo de la COD y ahora afín al MAS, Rubén Ramallo, el día en que se produjo la gresca en la plaza Luis de Fuentes para impedir la llegada del gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho.

Según Baldivieso, salió en defensa de Hilarión Yebara, el vendedor de diarios, quien era atacado por los Ramallo y su reacción fue como cualquier ciudadano lo hubiese hecho en ese momento.

«No soy militante de ningún partido, soy un ciudadano de a pie, independiente, defensor de los derechos humanos y activista. Estudio la carrera de Derecho y trabajo como garzón y árbitro», comentó.

Baldivieso formó parte de la directiva de la expresidenta del Comité Pro Intereses, Paola Mendoza, y unas semanas después se alejó.

 

Fuente: eldeber.com.bo